Psicología inversa – ¡IMPORTANTE! ¡NO LO LEAS!

“Si estás leyendo esto, o bien es porque te interesa la psicología inversa o porque al leer que no tenías que leerlo, has sentido curiosidad y no te has podido resistir. Esto es la psicología inversa.

Todos conocemos popularmente que es la psicología inversa, pero la realidad es que detrás de ella se esconden grandes terapias. La psicología inversa es una técnica de intervención psicológica que juega con la sorpresa. Fue desarrollada por Viktor Emil Frankl, un psiquiatra austríaco judío, que sobrevivió al holocausto en campos de concentración como el de Auschwitz. También fue el impulsor de la conocida Logoterapia.

Para poder entender bien la psicología inversa, es importante entender antes otro concepto como es, la Reactancia. La Reactancia, es una activación motivacional que conduce a la persona a intentar restaurar su libertad de acción cuando siente, que se amenazan ciertas libertades en su conducta. Es decir, cuando nos piden que hagamos algo que no encaja con nuestros esquemas mentales, es considerado como una amenaza a nuestra libertad y nos negamos a hacerlo o hacemos lo contrario. Esto es debido a que se produce un cambio de percepción. Infravaloramos las conductas permitidas y sobrevaloramos las conductas prohibidas.

psicología inversa

Sigue leyendo

El peor viaje del mundo… para buscar un pájaro bobo

cherry-garrard

La historia de los viajes está llena de malas decisiones que, finalmente, han conducido a desastres de proporciones casi bíblicas. A veces a nivel colectivo, otras a nivel individual. Como el hundimiento del Titanic, o la expedición que decidió comerse a sus perros husky.

Pero probablemente el peor viaje de todos los tiempos sea la expedición llevada a cabo por tres hombres para encontrar especímenes de huevos de pájaro bobo emperador, allá por el 1911. Dichos hombres fueron Edward Wilson, Apsley Cherry-Garrard y “Birdie” Bowers. No en vano, el relato fue recogido en un libro titulado precisamente El peor viaje del mundo, editado en 2007 por Ediciones B, cuyo autor fue Cherry-Garrard.

En un agotador recorrido de ida y vuelta, de 214 km y 19 días de duración, a través de la oscuridad y las ventiscas del invierno antártico, desde el cabo Evans hasta el cabo Crozier, y retorno, los tres vivieron una experiencia que difícilmente olvidarían.

El viaje lo llevaban a cabo a temperaturas de hasta -60 ºC. Esa temperatura parece increíblemente baja, pero os garantizo que tratar de caminar cuando el mercurio ha bajado tanto es como reanimar un muerto. Para que os hagáis una idea, durante la noche los expedicionarios llegaban a temblar de una forma tan exagerada que temían que sus huesos se pudieran romper.

¿Valía la pena tamaño esfuerzo por un puñado de huevos? Bien, los pájaros bobos son preciosos, y francamente espectaculares en algunas de sus capacidades: pueden sumergirse hasta 250 metros y permanecer bajo el agua hasta 18 minutos. También se reproduce en un ambiente más frío que el de cualquier otra especie de ave: la temperatura ambiente es de -20 °C de media y puede llegar a -40 °C, y la velocidad del viento puede alcanzar los 144 km/h. El propio Apsley Cherry-Garrard admitiría más tarde: «En términos generales, no creo que haya nadie en la Tierra que lo pase peor que un pingüino emperador». Las principales colonias de cría están localizadas en cabo Washington (20 000–25 000 parejas), isla Coulman en Tierra Victoria (aproximadamente 22 000 parejas), bahía de Halley, Tierra de Coats (14 300–31 400 parejas) y la bahía Atka en la Tierra de la Reina Maud (16 000 parejas).

Pero la idea de Wilson iba más allá: creía que gracias a esos especímenes podría esclarecer que los pájaros bobos o pingüinos eran una especie de eslabón perdido entre los reptiles y las aves (actualmente se sostiene que las aves descienden de los dinosaurios).

Los expedicionarios, sin embargo, se encontraron con una desagradable sorpresa al encontrar al fin los huevos: que los machos eran los que los incubaban, tal y como explica Ian Crofton en La historia de la ciencia sin los trozos aburridos:

Y que algunos machos que no tenían huevo que incubar estaban tan desesperados para cumplir con su papel que modelaban burujos de hielo en unas formas ovoideas groseras, y se posaban sobre ellos. Después de haber recolectado tres huevos, los hombres retornaron a cabo Evans, pero apenas estaban vivos cuando consiguieron llegar al campamento base.

Wilson y Bowers, durante la misma expedición, se acabaron uniendo al viaje del capitán Scott al Polo Sur, pero murieron congelados. Sólo sobrevivió Cherry-Garrard que, al regresar a Londres para entregar sus tres huevos de pájaro bobo al Museo de Historia Natural, tuvo aún que soportar otro traspiés.

Le preguntaron: ¿quién es usted? ¿Qué quiere? Esto no es una tienda de huevos. Después le dejaron que esperara durante horas hasta que alguien se pudo molestar para darle un recibo. Y es que la biología había cambiado. Wilson había basado su corazonada en la doctrina de Ernst Haeckel de 1866 según la cual “la ontogenia recapitula la filogenia”, es decir, el desarrollo embrionario de un individuo recapitula el desarrollo evolutivo de su especie. Dicha teoría había caído en descrédito; además, a Cherry-Garrard se le dijo que los huevos añadían poca cosa a la embriología de los pájaros bobos que el museo ya conocía.

Fuente: http://www.diariodelviajero.com/libros-de-viajes/el-peor-viaje-del-mundo-para-buscar-un-pajaro-bobo

Gente

Gente

Tu voto:

¡Se viene!

¡Se viene!

Tu voto:

Los besos

beso2

Besarse. Todos damos besos y nos dan besos. El 90% de las culturas usa los besos para expresarse cariño o amor. Lo que cambia, son las formas de besarse.

Pero, ¿Cuál es el origen de esta práctica?

Se inició hace miles de años por una función alimenticia. Las madres,

masticaban la comida de sus bebes y luego se la pasaban para que pudieran digerirla con más facilidad. Por tanto era exclusivamente para los niños. En la Edad Media, si un hombre besaba a una mujer estaban obligados a casarse. Fue en el siglo VI en Europa, cuando se extendió como forma de expresión del amor en adultos.

En la actualidad, los besos tienen muchos significados diferentes. Lo usamos para saludarnos, para expresar cariño (maternal, amistoso…), deseo sexual,  reverencia (besar en la mano), etc. A través de la experiencia con nuestro entorno, aprendemos el significado de besarse y su función. Pero eso también se aprende a través de la televisión o las películas. Por ejemplo, a las niñas nos enseñan que una de nuestras características de personalidad tiene que ser la pasividad y la sensibilidad, ya que debemos esperar a un hombre (nuestro príncipe azul) para poder ser felices para siempre (infravaloración de nuestras propias capacidades, porque necesitamos de un hombre para ser totalmente felices). ¿Y cómo reconoceremos a ese príncipe? A través de un beso apasionado y romántico.

Sigue leyendo

Flores…

Flores…

Tu voto:

Naiara

Naiara

Tu voto:

Filosofía aquí y ahora | Sacar la filosofía a la calle – Feinmann

ver

Ver video:

Filosofía aquí y ahora | Sacar la filosofía a la calle

“La filosofía y la condición finita del hombre; el pensamiento autónomo y el estado de interpretado; el medioevo y la teología: la historia en manos de Dios, el poder pastoral y la Inquisición; Cristóbal Colón y René Descartes: el descubrimiento de América, la conformación de un sistema mundo y el surgimiento de la subjetividad capitalista; el hombre de la burguesía: ahora ocupa la centralidad y comienza a hacer la historia. Duración: 28 Minutos”

Si amas algo… – Alberto Montt

Si amas algo… – Alberto Montt

Tu voto:

Los Garabatos

size1_93494_Garabatos_MUJIMA20120730_0023_31

“Si recuperáramos los apuntes o libros del colegio, veríamos que probablemente la mayoría de ellos están llenos de garabatos por todas partes. Pero hacer garabatos no es cosa solo de estudiantes en horas de clase. ¿Quién no se hapuesto a hacer garabatos mientras habla por teléfono, en una reunión o mientras intenta resolver un problema? Acostumbramos a relacionar los garabatos con el aburrimiento, pero como siempre hay mucho más.

Los garabatos son una forma de manifestación interna. Es una forma curiosa que tiene el inconsciente de expresar emociones, controlar la ansiedad y eliminar tensiones. Cuando una situación nos parece aburrida nos ponemos a garabatear sin pensarlo, pero en realidad esto está favoreciendo la concentración, ya que activa el cerebro y mantiene nuestra atención en esa tarea aburrida, es decir, hacer garabatos nos impide que nuestra mente divague y que nos pongamos a “soñar despiertos”. Por esa razón, la mayoría de libros y apuntes de estudiantes están llenos de garabatos.

Sigue leyendo