Hacker abre su historia clínica al mundo para encontrar una cura de código abierto

A Salvatore Iaconesi, ingeniero y artista italiano, le detectaron un tumor cerebral el año pasado. Ante el diagnóstico desalentador de los médicos que le dijeron que no existía tratamiento para su enfermedad, Salvatore hackeó su historia clínica, tradujo todo el contenido a un lenguaje comprensible para el público y subió la información completa –con resultados de análisis hasta imágenes de resonancias magnéticas- a la web.

Este proyecto singular es una acción contundente no solo a favor de la autonomía de los pacientes sino también una apuesta muy fuerte por las posibilidades que ofrece la información compartida con código abierto. Iaconesi “democratizó” su historia clínica y la abrió al mundo para encontrar juntos lo que él denominó su “cura open source”.

Salvatore Iaconesi. Salud open source

Iaconesi grabó un video y armó un sitio explicando el propósito de su acción e invitando a todo el que quisiera tomar parte de su cura de código abierto:

“Tengo un cáncer cerebral. Ayer fui a buscar mis registros médicos digitales porque tengo que enseñárselos a muchos médicos. Por desgracia, se encontraban en un formato cerrado, propietario, y por lo tanto, no podía abrirlos con una computadora ni enviarlos en este formato a todas las personas que podrían salvar mi vida. Los he descifrado, los abrí y los convertí en contenidos de formato abierto, para poder compartirlos con todos. Hoy mismo compartí los datos sobre mi estado de salud con tres médicos. Dos de ellos ya respondieron, lo hicieron desde sus propias casas… un domingo.”

La declaración/invitación del hacker continúa de esta forma: “Progresivamente yo mismo publicaré todas las respuestas que reciba con uso de formatos abiertos por lo que cualquier persona con mi misma enfermedad podrá beneficiarse de las soluciones que se encuentren. Se trata de una cura. Esta es mi Cura en Open Source, una invitación abierta a participar en ella. CURA en diferentes culturas significa diferentes cosas. Hay cura para el cuerpo, para el espíritu, incluso para comunicarnos. Si quieres, toma la información sobre mi enfermedad y dame una CURA: crea un video, una obra de arte, un mapa, un texto, un poema, un juego o trata de encontrar una solución para mi problema de salud.”

Continuar leyendo: http://www.educ.ar/recursos/ver?rec_id=116518

Anuncios

Huayra, pensado para compartir

Del Karukinká

Cooperativismo

Cuando comenzamos a trabajar en lo que hoy es Huayra tuvimos como primer objetivo tus necesidades, acercarte un sistema operativo que te permitiera comunicarte con tus compañeros, profesores y amigos, que te acompañe en tus tareas educativas y creativas.

Uno de los primeros objetivos fue hacer que compartir contenidos entre estudiantes o con los y las docentes no fuera algo complejo, sino mas bien todo lo opuesto. Sabemos que nadie quiere estar pasando un pendrive de maquina en maquina como única forma de compartir, que se torna aburrido y complica todo.

Por eso sumamos una herramienta que hace que compartir contenidos digitales sea tan sencillo como copiarlos en la carpeta compartir web, y contarles a los demás cuál es el nombre de nuestra net, para que puedan abrir su navegador web y acceder a los contenidos compartidos. Es una aplicación web específica de Huayra. Cada net corre un pequeño servidor…

Ver la entrada original 16 palabras más

Yo no te Pido – Pablo Milanés

    (RE)         (FA#)
1.-)Yo no te pido que me bajes
    SIm            LA
    una estrella azul
    (MI)         LA
    sólo te pido que mi espacio
     RE           MI
    llenes con tu luz.

    (RE)         (FA#)
2.-)Yo no te pido que me firmes
    SIm           LA
    diez papeles grises para amar
    (MI)                 LA
    sólo te pido que tu quieras
    RE           MI
    las palomas que suelo mirar.

FA#             SI7        MI
De lo pasado no lo voy a negar
                LA7      RE
el futuro algún día llegará
         SIm            RE#7        SI
y del presente qué le importa a la gente
           RE              MI
si es que siempre van a hablar.

(RE)           (FA#)
Sigue llenando este minuto
SIm        LA
de razones para respirar
(MI)              LA
no me complazcas, no te niegues
RE                MI
no hables por hablar.

Repetir 1 2 1

(RE)         (FA#)
Yo no te pido que me bajes
SIm            LA
una estrella azul
(MI)         LA
sólo te pido que mi espacio (repetir 4 veces)

 RE           MI
llenes con tu luz.

RE LA SOL FA# RE LA MI LA
 Fuente: http://acordes.lacuerda.net/pablo_milanes/yo_no_te_pido-2.shtml

Te puedes comer 10 huevos de mosca cada 500 g de tomate en lata, 6 % de patatas fritas podridas y un pelo de roedor con…

images

A raíz de recientes noticias sobre el contenido de los alimentos que ingerimos, como que China paralizó dos toneladas de la tarta de chocolate y caramelo por hallar trazas de bacterias fecales, o el hallazgo de carne de caballo en hamburguesas de vacuno en Reino Unido, tal vez os sorprenda descubrir que dichos ejemplos distan mucho de la asquerosidad que supone comer otras cosas que hay en el supermercado.,

A continuación, los niveles máximos de contaminación natural permitidos por la Agencia de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA), pues según afirma es “económicamente impracticable cultivar, cosechar y procesar alimentos que estén completamente libres de este tipo de incidencias.” Y, además, aunque dé mucho repelús, no parece revestir ningún riesgo para nuestra salud. (Los límites de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), si bien no ofrece datos tan explícitos, hemos de suponer que establece unos límites similares).

Coged aire.

Chocolate: cada 100 gramos podemos encontrar 60 fragmentos de insectos y un pelo de roedor sin que podamos denunciar al fabricante.

Tomate en lata: 10 huevos de mosca cada 500 g y 30 cada 100 g en salsa.

Espinaca congelada: 50 larvas de ciempiés cada 100 g.

Zumo de frutas cítricas en lata: 5 huevos de mosca cada 250 ml.

Espárragos en frasco o lata: huevos de escarabajos e insectos, 6 huevos cada 10% del producto.

Patatas fritas: el 6% pueden estar putrefactas.

Maíz dulce: larvas de insectos menores que 2 o 3 mm.

Palomitas de maíz: 1 excremento o pelo de rodeor por envase.

Piña en lata: el promedio de moho es del 20%.

Macarrones y Espaguetis: 225 fragmentos de insectos cada 25 g.

Hoja de laurel: 5 % de moho y 1 mg de excrementos de mamíferos cada 500 g.

Brécol congelado: 60 áfidos, crías de gusano o larvas cada 100 g.

Si todavía tenéis tolerancia al asco, quizá os apetezca (es un decir) leer de nuevo un artículo que publicarmos sobre el tema hace algún tiempo: ¿Es saludable comerse los cacahuetes gratuitos de los bares?

Fuente:  http://www.xatakaciencia.com/salud/te-puedes-comer-10-huevos-de-mosca-cada-500-g-de-tomate-en-lata-6-de-patatas-fritas-podridas-y-un-pelo-de-roedor-con

Helado Oscuro – Alberto Montt

Helado Oscuro – Alberto Montt

Tu voto:

Reflexión Teórica – El Peligro de una sola Historia – Ética y Deontología Profesional

Ésta actividad fue publicada en el foro de la materia Ética y Deontología Profesional, de segundo año de la carrera a distancia de Psicología Social.

“…Está muy interesante lo que está surgiendo del análisis del video. Da para hablar mucho, y a medida que vamos ampliando nuestro conocimiento, surgen cada vez más enfoques para reflexionar… Como diría nuestro amigo Sócrates: “cuanto más sabes, más te das cuenta de que no sabes nada”… Interpreto que cuanto más se aprende, más se abre la cabeza a nuevas inquietudes y más seguimos investigando para saciar nuestra necesidad de conocimiento.

04


Mientras iba leyendo lo que publicaron, me surgieron algunas cuestiones para debatir. Por un lado, recordé una discusión que tuvimos el año pasado con compañeros de trabajo en relación al video, que nos llevó prácticamente toda la jornada, para no llegar a ninguna conclusión! Uno de mis compañeros estaba totalmente de acuerdo con Chimamanda en relación al planteo del peligro de contar con una sola historia. El otro pensaba que considerando la situación mediática global, ya no existía ese peligro porque teníamos herramientas suficientes como para informarnos sobre la otra cara de la misma moneda. Mi planteo fue, en respuesta a ambos, que aunque muchos tenemos al alcance de nuestras manos las herramientas, no todos los que accedemos a ellas, sabemos cómo usarlas, ni para qué sirven. No sé si me explico. El acceso a la educación nos brinda las herramientas y nos hace libres de elegir, pero nuestra subjetividad es la que va a determinar qué queremos hacer con esas herramientas y si realmente queremos utilizarlas. El día del examen que rendimos a fines del año pasado, se planteó qué pasaría si se ubicara una biblioteca en una aldea de África, por ejemplo, donde los habitantes no saben leer o no tienen noción de lo que significa un libro o de por qué puede ser beneficioso aprender a leerlo. Esta aldea no va a tener acceso a las “otras historias” que cuentan los libros, si no saben cómo leer. A lo que me refiero, es a que no todos tienen la posibilidad de conocer otra realidad, pero creo que depende de la educación el abrir la brecha para que sean cada vez más los que se interesen por buscarla.

Savater dice en un momento: “Hay cosas que dependen de mi voluntad (y eso es ser libre) pero no todo depende de mi voluntad (entonces sería omnipotente), porque en el mundo hay otras muchas voluntades y otras muchas necesidades que no controlo a mi gusto. Si no me conozco ni a mi mismo ni al mundo en que vivo, mi libertad se estrellará una y otra vez contra lo necesario. Pero, cosa importante, no por ello dejaré de ser libre…” ¿Puede ser subjetiva la libertad? ¿Estará condicionada por las vivencias de cada uno? Si uno no es consciente de que es libre, ¿es realmente libre? Por ejemplo: estuvimos de viaje hace poco y vimos una realidad que no nos gustó en lo absoluto porque por nuestra forma de pensar, lo consideramos poco ético. En este lugar siguen trabajando “sirvientas” y “niñeras” a tiempo completo. Ellas viven en la casa donde “sirven”, en una habitación apartada. Usan uniforme, no comparten las comidas, pero tienen la obligación de acompañar a sus “amas” (no sé qué otro nombre darles) cuando hacen las compras o cuando viajan, por ejemplo. Una vez fui al baño en un shopping y vi a una niñera con uniforme (lo usan todo el tiempo y son ridículos y denigrantes, sin desmerecer a ningún uniformado) cambiando un bebé, mientras la madre estaba parada al lado, mirando. Otra vez, estuvimos en una casa donde había dos niñas y la niñera se levantaba temprano, les daba el desayuno y jugaba con ellas hasta que la madre se levantaba. La sirvienta también le preparaba el desayuno a ella. Un día nos invitaron a un cumpleaños y ¿adivinen quién cocinó? Nos dio mucha pena, porque la sirvienta de la casa vivía también con su hija de 7 años, que ayudaba en lo que podía, siguiendo los pasos de la madre. En estos casos (me fui un poquito por las ramas), ¿existe libertad cuando estas mujeres están convencidas de que no tienen otra opción y de que ese “trabajo” así como fue heredado, va a seguir siendo traspasado de generación en generación, hasta que alguna se rebele? Acá puede que me esté contestando, porque si existe la posibilidad de que alguien se rebele, existe entonces libertad de elección. Pero si realmente consideran que no hay otra salida… ¿Hay libertad? ¿Siguen siendo libres? ¿La libertad depende de ser conscientes? Miren qué coincidencia, la frase que acabo de encontrar que nombra Savater, pero que es de Octavio Paz: “La libertad no es una filosofía y ni siquiera es una idea: es un movimiento de la conciencia que nos lleva, en ciertos momentos, a pronunciar dos monosílabos: SÍ o NO”.


Tengo mucho más para debatir, pero mi cerebro dice: Stop! Y como soy libre de decidir si le hago caso o no, por un momento lo voy a escuchar.”