Machismo en el trabajo o el morbo de la secretaria

Comparto una nota del blog http://mujerteniasqueser.wordpress.com

Estoy un poco enfadada con un tema que quizá hace diez años no hubiera ni imaginado.

La historia comienza con que he tenido hoy una entrevista de trabajo para el puesto de scretariA. Y pongo la A en mayúscula por no ponerla a tamaño ochenta. SecretariA. Como podéis imaginar allí no estaba yo sola, sino unas veinte chicas más, entre las que se iban, las que venían y las que estábamos. Las había de todo tipo pero todas mujeres. No es la primera vez que me encuentro con esto: se desea una mujer para ser la que atienda las llamadas, para que sea la primera persona de contacto, jamás un hombre. ¿ Cuántos secretarios hay? Y es que ahora que lo pienso, yo, al menos, no he conocido a ninguno. No recuerdo llegar a un sitio y que sea un hombre quien me abra la puerta.

Quieren siempre una mujer, porque queda mejor. Pero digo yo ¿ y un hombre no puede hacer este mismo trabajo? ¿ O es que ellos no están igual de capacitados?

La secretaria que yo imagino

Total, que cuando viene el hombre que nos entrevista me siento como si estuviera en un casting porno. Sinceramente. No quiero decir con esto que haya sucedido nada extraño. Para nada. Todo ha sido cordial y normal, sin una palabra fuera de lugar. Es la situación en sí lo que me enfada. Me enfada que alguien pida sólo mujeres para un puesto de trabajo. Me jode que estemos todas allí, con nuestras falditas y lo voy a decir, con nuestros diplomas de licenciadas, esperando a que un hombre vea el ganado y decida con quien se queda. ¿ O soy yo la sensible? No lo sé, pero la situación me repatea.

¿ Qué se pasa por la cabeza de alguien cuando pone una oferta de secretaria para pedir exclusivamente mujeres? Pues primero de todo un machismo antiguo y anclado en los estereotipos de los años cincuenta de las oficinistas americanas de que la mujer es la que está al servicio del hombre. La cosa bonita que cuando la gente vea será agradable con ellos. Eso sí, en la oferta pone buena presencia.

Quizá sea porque el puesto de secretaria no ha sido sólo una cosa tradicionalmente femenina, sino que a la mujer se le puede pedir que sea esa persona al servicio de los demás, un trabajador que más allá de ser una persona al servicio de la empresa como otros, sea la persona que arregle cosas, la que más recados acepte, la que esté más subordinada a los demás. Porque a la secretaria cualquiera le puede pedir fotocopias, el café o  cualquier mierda. Pero a un hombre…. ¿ a un hombre no?

¿ Un hombre no podría ser secretario de esta oferta, por ejemplo? Un hombre con buena presencia, amable… no, es que verán ustedes, se presupone que la mujer ya va a ser amable con todo el mundo. Lo será porque está acostumbrada a complacer a los demás. Porque ya lo hace en su día a día, ya atiende a los demás, ya está acostumbrada a que la miren como algo bonito que dirá que sí cuando le llamen.

Total, que yo me he ido antes de tiempo porque estaba hasta el choto. Y es que sinceramente, me quería ir. Todo me estaba pareciendo deprimente. Quizá hace tiempo no hubiera caído en esto. Quizá no me hubiera dado cuenta de que qué hacemos allí las mujeres, por el mero hecho de ser mujeres, en un puesto donde sólo se piden mujeres pero porque es un puesto femenino. Luego me ha asaltado otro pensamiento: ¿ es que no le dirán a un hombre licenciado ser secretario porque es como “rebajarse” demasiado? En cambio, una mujer licenciada entenderá que ese puesto le viene como anillo al dedo porque está en su naturaleza. La mujer siempre ha sido secretaria, para regocijo de los empresarios babosos. Siempre ha sido la división de poder: el hombre por encima tiene a su “sirvienta” a una mujer. No quiero con esto desprestigiar la labor de la secretaria sino preguntarme por qué ese puesto está siempre dispuesto para una mujer y no para un hombre.

¿ La secretaria que ellos ven?

Así que recuerdo las razones más clásicas para que una mujer ocupe este lugar. ¿ O puede ser también que se considere que una mujer no tiene ambición y puede ser secretaria toda la vida pero un hombre, al tener más ambición no se conforme con un puesto similar? No lo sé, se aceptan apuestas.

Lo que me queda muy claro es que, mirad, yo no quiero pensar mal, pero a mí esto me ha sonado a “voy a ver quién está más buena” y luego ya si eso, la contrato. Porque para lo que nos han hecho hacer hoy, como lo hemos hecho y todo, no suena a otra cosa. Suena a esas secretarias que colmaban los despachos cuando los ordenadores no existían y todo se copiaba con papel de calcar sobre la máquina de escribir.

¿ Estaré paranoica o habré visto algo que queda oculto y que otras no ven? ¿ Soy tan sensible de sentirme así en una entrevista?

 

Fuente: http://mujerteniasqueser.wordpress.com/2013/07/31/machismo-en-el-trabajo-o-el-morbo-de-la-secretaria/

Dejame tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s