Apuntes Psicología Social – Grupo

Comparto un apunte de la materia “Teoría de los Grupos” de Primer Año de la carrera de Operador en Psicología Social.

1277998793nwby6j

TEORÍA DE LOS GRUPOS:

El recorrido teórico que iniciaremos tiene como objetivo conocer el significado del vocablo GRUPO, no sólo desde lo etimológico, sino también en cuanto a la carga de significación que fue tomando, en estricta relación con el contexto histórico social.

Cabe mencionar que el vocablo GRUPO es un término relativamente moderno, ya que en la antigüedad no se conoce un concepto que lo referencie y tampoco se manifiesta la necesidad de mencionarlo, de ponerle un nombre. No se da esto por la “no existencia” de situaciones colectivas o de grupo, sino por la invisibilidad con que se revestía a la situación.

Podemos pensar entonces que los pequeños grupos o colectivos no tenían la suficiente relevancia como para formar parte de la producción de representaciones del mundo social, es decir no merecían un nombre y su significación.

Tanto el término francés GROUPE como el castellano GRUPO, derivan del italiano GROPPO o GRUPPO, que hace referencia a un “conjunto de personas esculpidas o pintadas”. Tiempo después, se lo reconoce como “reunión de personas”, y con este significado se incorpora al lenguaje coloquial.

El GROPPO SCULTÓRICO refiere a las esculturas que durante la época medieval se mostraban adheridas, integradas al edificio y que a partir del Renacimiento cobran volumen, se separan de los mismos y pueden ser apreciadas caminando a su alrededor, cobrando sentido como conjunto y no de manera aislada.

El término GROPPO, podría derivar del antigua provenzal GROP, que significa NUDO, y del término germano KRUPPA como masa redondeada, aludiendo a la forma CIRCULAR.

Estas significaciones están presentes en la reflexión actual sobre lo grupal. NUDO puede remitir al grado de cohesión entre los miembros de un grupo, y podemos plantear un interrogante, que nos ayude en la elaboración de esta idea: ¿Qué anudamientos o desanudamientos se organizan al interior de un conjunto de personas?

La masa redondeada porta la idea de círculo, en sentido de reunión de personas y una particular estructuración de los intercambios entre ellas. Desde las tradiciones más antiguas, esta forma de ubicación es incorparada y pensada cuando los hombres se pueden pensar “a igual distancia de Dios”.

El GROPPO aparece en el renacimiento, momento de cambios políticos, económicos y sociales; momentos en que va tomando forma, haciéndose lugar las prefiguraciones del INDIVIDUO. También se produce un proceso de transformación que modifica los grandes agrupamientos de la sociedad feudal hasta la conformación de la familia nuclear moderna. Ya con la llegada de la sociedad industrial, surge la temática de la identidad personal, las diferenciaciones entre lo público y la privado y un cambio fundamental en la vida cotidiana, la consideración del libre albedrío y la felicidad personal.

Al mismo tiempo van cobrando forma, diferentes campos científicos como las ciencias humanas y el tema de la subjetividad se impone.

Todo lo planteado anteriormente, da cuenta del problema de la relación de los individuos entre sí y de éstos con su grupo social que los alberga. Problema que es en realidad, una construcción filosófica de pensamiento, puntapié inicial del recorrido de varias ciencias.

Según las líneas de pensamiento surge la idea de considerar al individuo como una realidad en sí misma, y en oposición la idea de que el individuo es producto de su ambiente, sea el consciente o no de ello. Desde este tipo de planteos quedan expuestas otras tantas antinomias: singular y colectivo, lo objetivo y lo subjetivo, lo material y lo ideal, contradicciones que generan tensiones permanentes que sostienen la dinámica de los grupos.

En el campo científico, también esta diferenciación es notoria, para un estudio lo más pertinente posible, ajustado al objeto de conocimiento de cada ciencia, éstas podrían pensarse como: aquellas que atienden a la cuestión del INDIVIDUO, las que conciernen a la SOCIEDAD y las que consideramos mediadoras o intermediarias.

Entre las primeras ubicamos la psicología, la pedagogía, el psicoanálisis etc, entre las que se ocupan del campo de la sociedad, la sociología, la antropología, economía etc. Y entre las prácticas mediadoras la PSICOLOGÍA SOCIAL, DE LOS GRUPOS, LA PSICOLOGÍA DE LAS INSTITUCIONES etc.

Así la noción de GRUPO cobra fuerza como un campo de mediaciones pensado para resolver la antinomia INDIVIDUO-SOCIEDAD, y en la categoría de intermediación. Otra forma de “resolver” esta situación es la negación de los acontecimientos grupales o la consideración del grupo como espacio para el despliegue de acontecimientos y singularidades, restándole importancia al agrupamiento o grupo en sí mismo.

Sin embargo siempre hay otra postura, como la articulación entre la horizontalidad y la verticalidad de Enrique Pichon Riviere que reconoce la tensión entre ambas instancias, sin resolverlas. Sino pensando la interrelación entre ellas, considerándolas como campo del cual emerge la situación grupal analizada.

En el intento de pensar y ordenar el estudio de los grupos (desde su conceptualización, surgimiento y estructura) consideramos tres momentos epistémicos, tal el recorrido que propone Ana María Fernandez en su texto “El campo grupal”.

-El primer momento: en la consideración del GRUPO como un todo. -Un segundo momentos, para pensar los organizadores grupales. -El tercer momento, a partir de las dificultades que presentan las disciplinas de objeto discreto para abordar la temática de los grupos.

Muchos fueron los pensadores que tomaron la temática de los grupos en sus desarrollos teóricos. Abordaremos aquellos que considero más significativos, para arribar a la consideración Pichoniana de los grupos.

Como elemento fundamental en este desarrollo tomo el CONTEXTO, como aquellas situaciones coyunturales que en cada momento de la historia, brinda condiciones específicas a los acontecimientos.

Podemos pensar que los primeros intentos de abordaje de la temática de los pequeños colectivos, se relaciona con la situación terapéutica.

Joseph Pratt, en 1.905 en Massachusetts, implementa un dispositivo en el hospital donde se desempaña como médico. Encargado de la atención de pacientes de bajos recursos con tuberculosis, instala un sistema de “clases colectivas”.

El objetivo era acelerar la recuperación física de los enfermos, implementando un espacio de información en relación a las características de la enfermedad, las medidas de higiene y alimentación necesaria para una mejor calidad de vida. A continuación se abría un espacio donde los pacientes podían hacer preguntas e interactuar con los médicos del servicio.

A medida que los encuentros se repetían, aquellos pacientes que más interesados en la temática y respetuosos del régimen pasaban a ocupar los primeros lugares en la sala donde los casi cincuenta pacientes se reunían periódicamente, generándose así un escalafón u orden jerárquico definido y respetado por todos.

Con este método basado en medidas sugestivas, logró el mérito de mostrar la posibilidad de la utilización de las emociones colectivas con fines terapéuticos, apoyado en dos pilares fundamentales: la promoción de la solidaridad, y poniendo de manifiesto la figura paternal idealizada (en la persona del médico).

Considerando la cuestión de la idealización podemos pensar como fuente de este diseño, a los grupos religiosos de la antigüedad y el Medioevo, en cuanto a su estructura y funcionamiento. A este método se lo conoce como “terapias parentales que actúan “por” el grupo, ya que incitan y se valen de las emociones, sin intentar comprenderlas considerando como único resorte terapéutico el carisma del conductor del grupo.

Este tipo de terapia busca crear condiciones en relación a “lo fraterno”, generando un espacio confiable y solidario donde los integrantes buscan una identidad, un lugar en el grupo de pares que los reconozca por sus logros. Si bien puede darse una mística de lo fraterno, no están en duda las redes de sostén que este tipo de grupo ofrece regenerando muchas veces, los tejidos sociales rotos entre el paciente y su grupo de pertenencia. Otro mérito que puede atribuírsele a este dispositivo es haber puesto a la vista la necesidad de socialización en la institución de salud y en las familias.

Un ejemplo de esta tendencia es la agrupación “alcohólicos anónimos” que aparece 1.935, en Estados Unidos y se difunde rápidamente en gran cantidad de países, abocada a la recuperación de personas con adicción a las bebidas, promoviendo la organización a partir de la propia experiencia y la solidaridad con los pares.

A partir de 1.920 y en particular en los Estados Unidos se da una época de formulación y auge de las ciencias que se ocupan de los grupos humanos. Así un conjunto de pensadores llegados de Europa, huyendo de la situación de guerra y devastación, fueron convocados para observar, resolver y teorizar sobre las cuestiones grupales que se presentaban en relación con la demanda económica-empresarial, de las compañías comerciales del momento.

A partir de este momento, con los desarrollos de Elton Mayo y Kurt Lewin comienzan a tomar forma los desarrollos sobre grupos, y la dinámica de los mismos.

En 1.924 Elton Mayo, australiano nacido en 1.880, fue convocado a los talleres Hawthorne de la Western Electric Company .

En esta época de entre guerras en el viejo continente, América del Norte se preparaba para cubrir la demanda de dinero y productos, y para ello debía contar con industrias muy bien equipadas y personal eficiente. Las compañías entonces, comenzaron a estar atentos a sus trabajadores y a la calidad del espacio y tiempo que los mismos pasaban en el establecimiento.

Esta empresa de componentes eléctricos y telefónicos contaba con los avances tecnológicos de la época para el “trabajo en cadena”, lo que agilizaba y perfeccionaba la producción descuidando el factor humano. Así Mayo encontró que los trabajadores constituyen entre sí grupos informales, y los códigos que entre ellos se generan repercuten a favor de la producción. Así entonces los vínculos entre ellos producirían mejor rendimiento, que las condiciones de trabajo.

Los movimientos posteriores en cuanto a las “relaciones humanas” tuvieron su punto de partida en esta investigación que demuestra la posible relación positiva entre productividad y actitud del grupo respecto de la empresa. También se vislumbra aquí la presencia del plus, de ese “algo más” que tendrá el grupo con respecto a la simple sumatoria de personas. Y se inicia una línea de pensamiento abocada a la reflexión sobre la “transferencia institucional”, pensando que probablemente estos intercambios positivos entre los obreros, se encuentren marcados por atravesamientos de transferencia institucional positiva.

Elton Mayo diagramó para éstos empleados un cronograma de descansos diarios, y programación del tiempo de descanso, logrando resultados favorables y definiendo al grupo entonces como: “Un conjunto de personas en intercambio informal afectivo”

De este encargo a Elton Mayo surge, que la demanda social pone en evidencia un vacío, una carencia técnico y social frente a los problemas del momento de producción.

A partir de 1.930 Kurt Lewin, nacido en Polonia en 1.890, aporta los principios de la Gestaltheorie al estudio de la personalidad y luego al de los grupos. Fue convocado, en 1.938 para trabajar con niños y adolescentes, generando para ello un laboratorio experimental de climas grupales.

Así, con un grupo de niños que parecía no poder cumplir con sus tareas, diagramó tres subgrupos con un mismo objetivo pero con la conducción/coordinación en tres estilos de liderazgo diferentes. Puso en juego una hipótesis: la frustración ocasiona agresión, a lo que después pudo agregar que dichas reacciones variaban según el estilo de coordinación.

Lewin afirma que “el todo es más que la suma de las partes”, es decir que el grupo es irreductible a cada uno de sus integrantes. La acción individual se dará al interior de los grupos de un modo diferente, dado que los acontecimientos dependerán de las estructuras que le dieron forma y de un sistema de interdependencia entre los miembros del grupo y el ambiente, en un momento determinado.

En esta interrelación reside el campo de fuerzas que lo impulsan, es decir la dinámica del grupo.

Proveniente del campo de la física, Lewin representa al grupo como un óvalo, e incluye en él flechas que representan fuerzas en el espacio “vital”. Algunas con signos más otras con menos marcan las tendencias de atracción o rechazo, entre los miembros del grupo. Así se constituye el campo de fuerzas o CAMPO DINÁMICO, que es el grupo. Éste está en constante movimiento procurando mantener el equilibrio: la conducta. Afirma que existe una relación directa entre el espacio vital y la influencia del grupo en su conducta.

Su hipótesis central sobre los grupos afirma que: el grupo es un todo cuyas propiedades son diferentes a la suma de las partes. El grupo y su ambiente constituyen un campo social dinámico, cuyos principales elementos son los subgrupos, los miembros, canales de comunicación, etc.

Hace importantes aportes a la temática sobre “el cambio social” y la “resistencia al cambio”, descubriendo en el laboratorio social que implementa, que la decisión tomada en grupo compromete más que una decisión individual, siendo más fácil cambiar reglas o formalidades de un pequeño grupo que de un individuo aislado. Varios son los pensadores de aquel momento que aseguran que la teoría lewiniana aporta una mirada que por primera vez corre al individuo del primer plano.

Nos encontramos promediando el recorrido teórico que nos permitirá entender el concepto y la dinámica del grupo hoy, con la definición que pudo ser elaborada en ese momento: “un grupo es un conjunto de personas reunidas por razones experimentales o de vida cotidiana, para realizar algo en común y que establecen relaciones entre sí”

Para poder comprender el origen del concepto GRUPO, y su consideración actual, es importante conocer los desarrollos teóricos de algunos autores que se abocaron a su estudio.

Y para ésta consideración es fundamental tener en cuenta el CONTEXTO en que cada uno de ellos se formó y aplicó sus conocimientos. Así mencionamos a Joseph Pratt, a comienzos del 1.900 y sus aplicaciones terapéuticas de las posibilidades del grupo.

Elton Mayo y Kurt Lewin entre el 1.920 y 1.930, aplicaron sus conocimientos en una serie de experiencias realizadas en establecimientos fabriles o educativos de los Estados Unidos de la época, un país enfocado en sus posibilidades de crecimiento basado en la producción.

Las condiciones de vida europeas, las experiencias que cada uno ellos y sus familias habían atravesado, le dieron a estos profesionales la posibilidad de observar en los grupos un elemento poco considerado, en pos de la producción: el factor humano. Ambos formados en ciencias físicas y medicina, habían llegado a EE.UU. escapando de las malas condiciones de vida que el viejo continente propiciaba.

Mayo nos legó los inicios de la “teoría de las organizaciones” y Lewin la “dinámica de grupos”, ambas han dado el puntapié inicial al estudio que hoy nos convoca.

Ni estos autores ni los próximos que abordaremos, limitan su bagaje teórico al estudio de los grupos, pero son éstos los lineamientos que nosotros consideramos, al interior de la Psicología Social.

Es Jean Paul Sartre un filósofo, escritor y pensador nacido en Francia en 1.905. Ya la fecha de su nacimiento nos invita a pensar que la mayor parte de sus experiencias cotidianas, de formación militar y académica, se desarrollaron en medio de un país y un continente envuelto en planteos, revueltas y revoluciones por los derechos de los ciudadanos. Francia, cuna de la Revolución Francesa, ha generado espacios para las ciencias del pensamiento, que luego se dispersaron por todo el mundo.

Así Sartre considerará al GRUPO, como un
…”siendo permanente, un proceso, un devenir y NO una cosa. Un eterno inacabado, en lucha contra la serialidad”… Afirmando que del “ser” humano, que es un ser social va a nacer una “praxis social” (movimiento) que es el GRUPO.

En 1.943, en su primera obra “el ser y la nada” Sartre concebía al ser humano como seres que crean su propio mundo al revelarse contra la autoridad y aceptar la responsabilidad de sus actos, sin relación alguna con la sociedad. Sin embargo veinte años después en 1.960, en su obra “Crítica de la razón dialéctica”, expresa que la influencia de la sociedad es tan grande sobre el individuo, que produce en éste la pérdida de identidad y la alienación. El poder individual y la libertad solo podrán recobrarse por medio de acción revolucionaria colectiva.

El esquema que Sartre va a seguir incluye una serie de conceptos que hoy retomaremos para comprender la noción de grupo con la que trabajamos.

El sujeto sartriano, es aquel que pone en ejercicio permanente su libertad, sin embargo es un sujeto alienado, es decir mediado (afectado) por la materialidad de su entorno. Es un sujeto cultural que toma y “acata” de su contexto lo que éste le impone.

El sujeto se forma al interior de los grupos, los que pasan por distintos estadios. Hay diversos momentos de relación entre los polos praxis-ser, en los cuales uno sobresale por encima del otro, sin anularlo sino de manera complementaria.

La serie: definida como un primer momento de “amontonamiento” donde no existe un objetivo común a cumplir por los sujetos que lo forman, sino un momento y objetivo compartido para concretar metas individuales. Así en una serie prevalece la “alteridad “ y la “impotencia” ya que los individuos que la forman son intercambiables y no existe una fuerza que los impulse a concretar objetivo alguno. No hay idea de cohesión ni representación del otro.

El grupo: En cambio es una dinámica donde desaparece la alteridad para dar lugar a la “mismidad” pues cada uno es en relación a los otros un “sí mismo”, que se congregan o unen en una praxis común, un objetivo que da “potencia” en pos del logro deseado. El grupo surge como negación de la serie que lo antecede y lucha en forma dialéctica contra dos frentes: el contexto que siendo cambiante lo afecta y amenaza disolverlo y con el objetivo que persigue y puede afectarlo, según los modos o tareas que se lleven a cabo para lograrlo.

Sartre desarrolla un criterio para pensar los diferentes momentos del grupo, desde sus orígenes hasta el momento de mayor organización y funcionamiento.

El GRUPO fusión: Se define por el objeto de su trabajo, por el cual se va a alienar, va a luchar para lograrlo sin autoridad ni organización alguna. A Sartre le interesa remarcar la acción de los individuos para dar cuenta que la praxis colectiva viene del individuo, y el grupo no logrará eliminar “totalmente “ la alteridad o residuo del ser. Cada uno se identificará con el grupo siendo parte pero con la posibilidad de dejar de serlo.

Es por esta oscilación por la que Sartre menciona al GRUPO como una “totalidad totalizante”, un lugar donde la acción es totalmente espontánea, alcanzando grados de mayor intensidad y otros de posibilidad de destrucción en relación dialéctica entre los sujetos y de estos con el grupo.

El GRUPO juramentado: Para evitar el regreso a la serie, el grupo va trabajando sobre sí mismo creando en “ser ficticio” instrumental, mecanismo que consiste en obligar a todos los sujetos a permanecer en el grupo por medio de un juramento o compromiso. Así se niega la posibilidad de disolución del grupo y surgen: El orden jurídico, la ley regula su funcionamiento.

Esta cohesión se actúa por interés mutuo y según Sartre, pensador materialista y dialéctico, la actuación de “hermanos” por acción de este juramento genera en el grupo el terror. La praxis para prolongarse, mantenerse en el tiempo y no vaciarse, implica una creación, del grupo en cuanto a un “ser” y la vinculación en condiciones de “fraternidad”, que es su fuente y forma de negación de ese terror por la disolución.

El GRUPO organizado: Para defenderse de la inercia o inactividad el grupo genera una “estructura” de la organización, realidades que lo caracterizan en su pensamiento, filosofía, armazón jurídica, sistema de valores, etc

El grupo no es la suma de los individuos que lo integran, es un “ser construido”, sin ser una máquina creado para lograr un fin. Con posibilidades de reconstruirse constantemente y presentarse ante los sujetos exteriores al grupo sin fisuras.

El grupo organizado da lugar a la institución, como el último estadio de un grupo y el más cercano al colectivo. En la interioridad de un grupo, el movimiento de reciprocidad producirá la creación de los propios miembros con características de este.

Jean Paul Sartre muere en 1.980, dejando un gran legado teórico de pensamiento sobre los grupos, la autoridad y los alcances de la dialéctica materialista. Muestra clara de la influencia del contexto en la forma de mirar y pensar el acontecer social.

 

Dejame tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s