Los perros de terapia – El poder de la terapia asistida con animales (TAA)

Comparto una nota de http://perros.about.com

perro-visita

Cuando yo estaba en la universidad mis compañeros y yo organizamos un evento que sabíamos relajaría a los estudiantes durante la peor temporada del año, cuando era hora de tomar esos exámenes decisivos que podían ser el punto clave para aprobar la materia. Durante su tiempo libre, los estudiantes venían a una habitación en la residencia estudiantil donde vivíamos en el Distrito Financiero de Manhattan. En la habitación los esperaban perros tranquilos y socializados, a quienes ellos podían acariciar sin temor. Durante el tiempo que los estudiantes pasaban con los perros no había que pensar en exámenes y deberes, solo en el hecho de estar junto a un animal cariñoso y calmado. El evento fue todo un éxito.

Muchos son los beneficios de tener un perro. Por eso no extraña que los perros puedan ser de gran ayuda al ser humano y participar en sesiones terapéuticas. La terapia asistida con animales (TAA) es una forma de terapia que consiste de un animal (perro, gato, pájaro, etc.) ayudando de alguna forma a un ser humano a sentirse o desenvolverse mejor. Los perros y otros animales de terapia mejoran la calidad de vida de los seres humanos. Esto animales son sobre todo indispensables para aliviar el proceso curativo de las personas.

El trabajo de los perros de terapia

Han habido casos de psicólogos que utilizan perros de terapia en sus sesiones profesionales. Pero usualmente un perro de terapia suele ser un perro normal, un animal de compañía, que junto a su humano, o guía, ha recibido el entrenamiento requerido según una organización de calidad y reputación para proveer servicios en facilidades de salud, comunitarias, educacionales y de servicio social. Estos perros además acuden a lugares de desastres para ayudar a las víctimas a curar emocionalmente.

El perro y su guía trabajan de manera gratuita, como voluntarios cuyo único objetivo es ayudar. Las actividades que llevan a cabo pueden variar, desde visitas a una biblioteca donde los niños leen un libro y por lo tanto se relajan y se sienten mejor mientras están junto al perro de terapia o ir a un hospital donde los pacientes acarician al perro.

Los beneficios que brindan los perros de terapia

Aprendizaje. Ayuda en el aprendizaje y lectura en niños que se sienten más calmados y hasta seguros de sí mismos en presencia de un animal que los escucha con paciencia.

Desarrollo social. Gracias a estos perros los niños pueden desarrollar cierto nivel de empatía hacia los animales y las personas, evitando o mejorando así comportamiento tan desagradable con el bullying.

Nivel psicológico y emocional. Los animales proveen alivio de estrés y dolor emocional en pacientes, personas de la tercera edad y gente que está sobrellevando algún problema.

Los perros de terapia y los momentos de crisis.

En momentos desastrosos y devastadores como los ataques del 11 de septiembre y el huracán Katrina, los perros de terapia han estado presentes. Ellos han brindado apoyo y ayuda en momentos de crisis. Su presencia es fija, paciente y libre de estrés, mostrando que en momentos cruciales como estos es posible mantener la calma y encontrar apoyo.

La diferencia entre un perro de terapia y un perro de asistencia

Un perro de terapia ha sido certificado para trabajar de voluntario junto a su humano en centros y cuya presencia enriquece las vidas de las personas a quienes visita. Es distinto a un perro de asistencia. Este último es un perro entrenado para hacer actividades específicas porque su humano tiene una incapacidad, ya sea física o mental; por ejemplo, personas que sufren de ceguera o epilepsia. Puede acompañar a su humano adondequiera que va, incluso a lugares donde no aceptan perros como restaurantes y hoteles.

Esta de más decir que no es nada ético hacer pasar a un perro de terapia como perro de asistencia. Tampoco es adecuado preguntarle a alguien qué tipo de perro de asistencia tiene. Sería como preguntarle, “¿Tú de que mal sufres?’’

Los perros que califican para ser perros de terapia

Un dueño interesado en brindar tiempo, por poco que sea, para ayudar a los demás podría certificar a su can para que sea un perro de terapia. Es importante que el perro esté socializado, que no sea tímido, nervioso, hiperactivo ni agresivo, que no ladre excesivamente ni tenga costumbres como saltarle encima a las personas. No tiene que ser extrovertido, pero sí aceptar que lo toquen, que le hablen y jueguen con él. Tiene que ser un perro a quien le guste estar con las personas y con otros perros.

Qué puedes hacer si quieres certificar a tu perro como perro de terapia

Tu perro debe calificar como perro de terapia, por lo que socializar a tu perro desde temprana edad es lo primordial. Esto no solo contribuirá para que sea un perro de terapia, sino para que sea un perro feliz, equilibrado, libre de miedos o agresividad.

Un perro de terapia y su humano o guía primero deben ser entrenados profesionalmente y certificados como equipo para que puedan participar. Por lo tanto, lo segundo es encontrar un organización donde certificar a tu perro. La Fundación Good Dog, por ejemplo, ofrece servicios de terapia asistida con animales en Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut y Massachusetts y otros lugares de los Estados Unidos. Tras una evaluación inicial para denominar cómo se comporta el perro, la relación que existe entre él y su dueño y otros factores, el perro y su dueño pueden ser invitados a inscribirse en clases de terapia. Las clases duran unas 11 semanas y el dueño del perro debe pagar una cuota para inscribirse. Tras completar las clases exitosamente el equipo asiste y trabaja voluntariamente, brindando unas horas a la semana o al mes, en unos de los centros donde se ofrece terapia asistida con animales.

Las organizaciones para certificar a un perro de terapia

Si tienes tiempo, motivación, quieres hacer una diferencia en tu entorno y piensas que tu perro califica como perro de terapia averigua si existe una organización como Good Dog en tu comunidad. Investiga a fondo y comunícate con ellos. Una organización de buena reputación te invitará a una evaluación inicial y si tu perro califica, podrás inscribirte en una clase para la certificación. Es importante que la organización que elijas ofrezca entrenamiento y apoyo profesional a fondo y que requiera que te inscribas junto a tu perro en entrenamiento terapéutico. No debes fiarte de una organización que simplemente te da el sí. Tu perro y tú necesitarán de profesionales con años de experiencia. Los perros de terapia y sus dueños se exponen a muchas situaciones, por lo que además es necesario que la organización ofrezca algún tipo de seguro que los proteja cuando estén trabajando como voluntarios.

Los beneficios de certificar a tu perro

Además de ayudar a gente que de verdad lo necesita, esa será una experiencia que solo fortalecerá el vínculo que te une a tu perro. Estarás participando junto a tu perro por una buena causa, lo estarás socializando y sacando a que conozca al mundo y haga algo por la sociedad. Definitivamente será una oportunidad grandiosa, que te hará sentir muy bien y que no tiene precio.

Fuente: http://perros.about.com/od/Leyessobreperros/a/losperrosdeterapia.htm

2 pensamientos en “Los perros de terapia – El poder de la terapia asistida con animales (TAA)

Dejame tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s