La vida social de los adolescentes en línea: reseña del libro #itscomplicated de @zephoria (danah boyd)

Comparto una nota publicada en http://manzanamecanica.org

 

danah boyd (ella lo escribe siempre en minúsculas) es una influyente investigadora que documenta en “It’s Complicated” el resultado de una década de trabajo. Su libro aborda una serie de aspectos de la relación entre adolescentes e Internet, incluyendo la identidad que construyen en línea, su percepción y prácticas respecto a la privacidad, su exposición a riesgos incluyendo el acoso en línea, su posible “adicción” a la tecnología, entre otros temas.

En gran medida, su libro es una respuesta a una serie de pánicos morales sobre el uso de Internet por parte de los adolescentes. ¿es Internet una forma de “escapar” de su propia identidad y realidad? ¿Actúan de forma temeraria exponiéndose ingenuamente a lascivos predadores sexuales? ¿Fomentan las redes sociales el acoso escolar? ¿Es Internet una “droga” de la cuál es necesario proteger a los niños?

La investigación de danah se basa en el mismo punto de partida de Joshua Meyrowitz en No Sense of Place (1986): las comunicaciones electrónicas constituyen un lugar. Los adolescentes son empujados a establecer sus relaciones en este lugar porque su acceso a otros lugares donde socializar, al menos en EEUU y en el mundo desarrollado, está muy restringido en comparación con generaciones anteriores:

Muchos adolescentes estadounidenses tienen una libertad geográfica limitada, menos tiempo libre, y más reglas. En muchas comunidades a lo largo de Estados Unidos, la era de poder andar libremente después de la escuela siempre y cuando volvieras a casa antes del anochecer se acabó haca mucho tiempo. La mayoría de los adolescentes están detenidos en casa hasta que son suficientemente mayores como para manejar por sí solos.

Para muchos adolescentes las redes sociales son el único espacio público donde pueden congregarse libremente.

Muchos adolescentes sólo pueden juntarse con amigos en las casas de sus amigos y sólo si los padres de alguien hacen de chófer. Los centros comerciales no les admiten como antes y son vistos por algunos padres como lugares peligrosos. Ni hablar de la calle o plazas públicas, que además en muchas comunidades no existen y en otras comunidades tienen toques de queda para adolescentes.

Las redes sociales no son solamente nuevos espacios públicos: para muchos adolescentes son el único espacio público donde pueden congregarse libremente. De ahí que interpretar su tiempo chateando en el teléfono o en el computador como una vía de escape de la realidad es profundamente erróneo. Para muchos, Internet es la única forma de estar con otros.

Depredadores sexuales

El libro analiza en detalle los nuevos riesgos que trae Internet para los adolescentes. En la discusión, danah se detiene en este anuncio: “A la lista de lugares donde se pueden encontrar depredadores sexuales, agregue éste”. El mensaje es claro: hay depravados que entran en la habitación de los niños a través del computador para hacerle daño. Pero hay varias razones por las cuales este mensaje es publicidad engañosa. Es verdad que muchos ataques contra niños ocurren en su habitación, pero no precisamente porque allí está el computador. La mayoría de los asaltos sexuales son perpetrados en casa y por gente que el niño conoce, familia o amigos de la familia. Además la estadística del pie del anuncio “uno de cada cinco niños recibe solicitudes sexuales en línea” ignora el hecho de que la amplia mayoría de esas solicitudes son hechas por otros menores de edad.

Los adolescentes que se exponen a riesgos en Internet tienden a ser de un cierto tipo bien definido:

Hay una fuerte correlación entre prácticas riesgosas en línea y problemas psico-sociales, problemas familiares, abuso de drogas y alcohol, y problemas en la escuela. En otras palabras, los adolescentes que tienen problemas día a día son los que buscan encuentros problemáticos en línea. En vez de poner a todos los jóvenes en riesgo, los medios sociales crean un nuevo sitio donde comportamientos riesgosos son visibles y jóvenes con problemas se involucran en nuevos tipos de actividades problemáticas.

Nativos digitales

Personalmente, uno de los capítulos que más disfruté del libro es donde estudia si los adolescentes son extremadamente hábiles con las nuevas tecnologías o no. Mi sospecha era que no, y el libro lo confirma. Muchos de los adolescentes que entrevistó no tienen las herramientas para interpretar la credibilidad del contenido que leen en línea. Por ejemplo, danah relata como una adolescente de 13 años (entre muchos otros) le explica por qué no hay que creer en Wikipedia pero sí en Google:

[Sus profesores] le han alentado a usar Google para buscar información. Le han dicho que Wikipedia tiene muchas inexactitudes porque cualquiera puede editarla. Como muchos de sus pares, [ella] lo ha interpretado como que todo lo que aparece en el primer resultado de búsqueda de Google debe ser verdad, si no, ¿por qué aparecería al comienzo? ¿Por qué Google lo recomendaría? Confía en el contenido de Google porque los adultos le han dicho que es un sitio en que se puede confiar. Va a Google como algo de la misma reputación que los libros de texto que le da su profesor. Wikipedia, por otra parte, no es confiable porque su profesor se lo dijo.

Además, ser joven parece no ser un factor determinante de las habilidades que cada uno tiene con la tecnología. Tener dinero sí lo es. Los adolescentes que tienen acceso a su propio computador y a un buen smartphone se manejan mejor que los adolescentes que usan el computador de la biblioteca y/o tienen un teléfono más básico. No es el tener acceso a tecnologías a una cierta edad lo que define “ser digital”, sino muchas otras variables incluyendo el simple hecho de tener acceso a la tecnología y a personas que nos ayuden a interpretar la tecnología de manera apropiada.


It’s Complicated” es un libro amplio en términos de los temas que cubre, pero sin caer en ser demasiado ambicioso. Cada tema es tratado en lo que yo considero un nivel suficiente de detalle y hay muchas referencias para profundizar. Me pareció además una mezcla muy bien balanceada de trabajo interpretativo y de campo. Si te interesan los medios sociales, este libro es de lectura extremadamente recomendada.

danah boyd: “It’s Complicated: The Social Lives of Networked Teens, Yale University Press, Febrero 2014. 296 páginas. Disponible también para descarga gratis en PDF.

Fuente: http://manzanamecanica.org/2014/03/la_vida_social_de_los_adolescentes_en_linea_resena_del_libro_itscomplicated_de_zephoria_danah_boyd.html

Anuncios

National Geographic y pseudociencia para niños

Comparto una nota de http://www.xatakaciencia.com

n19drhknp019o8jpg

Al consumir contenidos procedentes de medios generalistas, estamos acostumbrados a que dichos contenidos bordeen la pseudociencia o directamente que se enfanguen hasta las rodillas. No solo lo observamos en los principales periódicos de tirada nacional, donde se da voz de forma completamente acrítica e irresponsable a vendedores de humo. También lo observamos en los libros, e incluso en resvistas de divulgación científica, que en aras de vender más ejemplares deben tomar una deriva, digamos, punsetiana.

Por eso no deberíamos sorprendernos demasiado la portada que os muestro en esta entrada. Aunque quizá duela un poco más por dos motivos: el primero, que procede de National Geographic, la que abandera el lema “Atrévete a explorar”. El segundo, que está dirigido a los niños y adolescentes. Estamos hablando de la edición de febrero de 2014 de National Geographic Kids (versión en inglés).

n19drhknp019o8jpg

El tema que aborda la revista de marras es nada menos que determinar lo que dicen las piedras acerca de las personas, sobre todo si son piedras que corresponden con tu fecha de nacimiento. Sí, no tiene sentido. Y los de National Geographic deben de ser conscientes de ello, porque han añadido una advertencia al comienzo del artículo: “Si estas descripciones no coinciden, está bien. Éstas son sólo por diversión.”

n19drf3lfpklazpng

O sea, que lo que vais a leer es mentira, o puede ser verdad. Quién sabe. Si no concuerda nada de lo que leas, tampoco importa demasiado, no hace falta darle más vueltas, lo importante es pasarlo bien leyendo una lista con cada mes del año y su piedra preciosa correspondiente, y en cada piedra una breve descripción de lo que representa, todo mezclado con mitos y datos científicos. No se aclara cuál es cuál. ¿Para qué? Solo es para divertirse.

National Geographic publica un reportaje divulgativo sobre gemología, pero mezcla realidad y ficción indiscriminadamente porque es divertido. Y, sospecho, porque hace vender más ejemplares. Y posiblemente la mayoría de los niños sí sean capaces de distinguir qué partes de lo publicado son reales y qué partes son ficción. Lo verdaderamente preocupante es que no estamos ante un libro de fantasía de Harry Potter, sino ante una decisión editorial de la National Geographic Society, una de las mayores instituciones científicas y educativas más respetadas del mundo.

Uno se preogunta si es necesario recurrir a la pseudociencia para ser rentable, y hasta qué punto eso es bueno o malo a nivel social. También se pregunta uno si, como le sucedió a Punset, nos iremos quedando sin argumentos para defender una publicación si permite que se vayan infiltrando mitos y creencias no solo de forma sutil, sino como principal reclamo publicitario en la portada de la revista. Y sin olvidar a Punset, que ahora se retira de la divulgación para dedicarse en exclusiva a la autoayuda, no podéis dejar de leer esta lúcida reflexión al respecto por parte de Antonio Martínez Ron.

n19drd5vo9hit6png

Y si tenéis más tiempo, el libro de Richard Dawkins Destejiendo el arco iris, que demuestra de una forma profundamente pedagógica cómo la ciencia, si está bien explicada, resulta mucho más asombrosa y poética que cualquier otra manifestación artística. Como la ciencia, sin añadiduras, sin guiños pseudocientíficos (o reclamos a toda página), puede resultar igualmente atractiva y seductora, sobre todo para un niño.

Y no importa si entonces le arrebatamos a ese niño la magia, Santa Claus o las gemas místicas. Todos somos capaces de diferenciar realidad de ficción, y la ficción es igualmente disfrutable en su condición de ficción: no es necesario mentir para hacerla más espectacular. Con un añadido nada desdeñable, que separando magia y superstición de ciencia, la gente descubriría que es mucho más gratificante vivir en un mundo donde no existen los ogros ni las brujas, ni los monstruos de armario; dónde el trapo que guarda tu osito de peluche en las entrañas ha sido sustituido por un cerebro que piensa; donde existen millones de planetas y galaxias; donde los regalos que recibes proceden de alguien que te quiere (o quiere cumplir con los mandatos del convencionalismo social) y no de unos seres fantásticos que jamás has visto y que se olvidan de ti cuando realmente tienes un problema. Donde existe la incertidumbre y la duda y puedes investigarla, experimentar la satisfactoria sensación de la búsqueda; donde los fenómenos naturales nos revelan aspectos más sorprendentes que cualquier fértil imaginación pueda concebir. Y todo eso os lo dice un soñador que disfruta enormemente consumiendo ficción fantástica a espuertas.

Dicho lo cual, enmudezco mi parte de pitufo gruñón y os cedo la palabra: ¿qué opináis vosotros?

Fuente: http://www.xatakaciencia.com/no-te-lo-creas/national-geographic-y-la-pseudociencia?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+xatakaciencia+%28Xataciencia%29

Maltratadas – Violencia de Género en las Relaciones de Pareja

Comparto una nota de http://www.pagina12.com.ar

01016565_710884325600236_373715433_n

Maltratadas. Violencia de género en las relaciones de pareja (Aguilar) es el nuevo libro de la periodista de Página/12. Con prólogo de Eva Giberti, la autora reconstruye el mapa social sobre el que se edifica la violencia de los hombres hacia las mujeres y desarma las mitos que persisten en la sociedad: que “es cosa de pobres”, que “no hay que meterse”, que “sólo les pasa a las sumisas”, que “si no hay golpes, no es violencia”, entre otros. También analiza las respuestas, no siempre efectivas, que brinda el Estado a las víctimas. Aquí se reproduce parte del capítulo que refuta la creencia de que “los hombres son violentos por naturaleza”.

Juan nació en La Paz, Bolivia. Es ayudante de albañil. A principios de julio de 2013, Raquel, su pareja, le anunció que quería terminar la relación. Hacía seis años que convivían en una casilla de una de las villas de la Ciudad de Buenos Aires, con los dos hijos pequeños de ambos. Al escuchar la noticia, Juan reaccionó con violencia. Le ató las manos con sogas a la esquina de la cama durante media hora para impedir que se fuera, y la amenazó con un cuchillo advirtiéndole que, si lo dejaba, la iba a matar. Raquel no se fue.

A los pocos días, la vio conversando en su casa con un amigo del barrio y le pegó patadas en la cara, le dio golpes de puño y, después, tomó una soga y se la enrolló con fuerza en el cuello, sin dejarla respirar por unos minutos. Luego, Juan se subió sobre Raquel e intentó ahorcarla con las manos. No se detuvo ahí. Delante de los hijos la desvistió por la fuerza y la violó. Para que nadie notara las marcas que le había dejado en la cara, por tres días no la dejó salir de la casa.

Tres meses después, el 23 de octubre, la encontró charlando con dos amigos en su casa y volvió a atacarla con golpes de puño en el rostro. Ese mismo día, un rato más tarde, cuando quedaron solos, la empujó sobre la cama, le quitó la ropa, se colocó sobre ella sin dejar que pudiera moverse y volvió a abusar sexualmente de Raquel. Al día siguiente, discutieron. Ella insistía en que quería separarse. Juan la agarró con fuerza del brazo y le dijo: “Te voy a matar, volvé conmigo o vas a ver lo que te pasa”. Raquel sintió pánico y se fue de la casa. Regresó alrededor de las diez de la noche. Juan dijo que se iba a dormir a la casa de su hermana, pero sigilosamente regresó y se escondió detrás de la heladera. Y cuando Raquel se acercó, la agarró por sorpresa. Ella logró zafarse y salió a la calle. Juan la siguió y apoyándole un cuchillo en el abdomen, le exigió que regresara con él a la casa. Raquel empezó a gritar y logró que su pareja se fuera. A unos metros, Juan la miró fijo y le hizo un claro gesto –pasando un dedo por su cuello–, dándole a entender que se lo cortaría. El volvió ese día cerca de las once de la noche y Raquel, por temor, decidió irse a dormir a otro lado. Los hijos quedaron con Juan en la casa.

La sucesión de episodios de violencia estremece. ¿Por qué un hombre ejerce tanta violencia contra la mujer que dice amar? La pregunta es recurrente cuando se analizan estos casos y no deja de rondarme.

Sigue leyendo

Desprincesación. Una mirada desde la literatura y la Educación Sexual Integral

Comparto una nota de Habíaunaveztruz

En relación a los textos literarios y la Educación Sexual Integral, otra de las temáticas que abordamos en la escuela Ameghino durante 2012, fue lo que denominamos “desprincesación”. La desprincesación apunta a des-princesar, es decir a poner en cuestión la representación cultural de la princesa, en tanto estereotipo de género y  la posibilidad de interrogarnos acerca de este “ideal femenino” que conforma un verdadero modelo para las niñas.

Para ello, trabajamos en conjunto con la Prof. Beatriz Argiroffo y las docentes de Nivel Inicial y Primer Ciclo. Encontramos textos con una mirada develadora y crítica por parte de sus autoras, que retratan a princesas rodeadas de ejércitos de sirvientes, que no actúan autónomamente, encapsuladas en castillos, alejadas del mundo real, sujetas al deseo de otros e inhabilitadas para muchas cosas, por ejemplo, jugar.  Lo valioso también reside en los “clicks” y giros que van teniendo las historias, inspiradas en valores de emancipación y justicia, en ruptura con los mandatos. Los cuentos que elegimos:

  • “Había una vez una princesa”, de Graciela Montes y Elena Torres.
  • “¿Está lista la princesa?”, de Graciela Repún, Florencia Esses y Valeria Cis.
  • “Historia de una Princesa, su papá y el Príncipe Kinoto”, de María Elena Walsh.

portada-habia-una-vez-una-princesaesta-lista-la-princesa-9789500830751cuentopos

Reflexionamos sobre el rol de las princesas, las existencias subalternas que las rodean, las situaciones planteadas y los modos en que se rompe con lo establecido. esta-lista-la-princesa-interiorFundamentalmente lo hicimos a partir de la narración (también puede utilizarse el audio, en el caso del cuento de M.E. Walsh, con su propia voz), la lectura de las imágenes (en el caso del libro-álbum ¿Está lista la princesa? los chicos y chicas van mirando las ilustraciones bellas y repletas de detalles mientras escuchan el relato), el debate a partir de interrogantes (uno de los cuentos está directamente estructurado en base a preguntas además) y la dramatización. Ésta última, en particular, resultó una experiencia muy rica y lúdica para las niñas y los niños que rotaban para hacer de princesa y lxs diferentes sirvientxs que bañaban, vestían, peinaban, daban de comer, etc., encontrando las palabras para esos diálogos.

A continuación, el cuento de Walsh, que forma parte de “Cuentopos de Gulubú” y su versión, en video.

Historia de una Princesa, su papá y el Príncipe Kinoto Fukasuka
Esta es la historia de una princesa, su papá, una mariposa y el Príncipe Kinoto Fukasuka.
Sukimuki era una princesa japonesa. Vivía en la ciudad de Siu Kiu, hace como dos mil años, tres meses y media hora.

feria2011_sukimuki
En esa época, las princesas todo lo que tenían que hacer era quedarse quietitas. Nada de ayudarle a la mamá a secar los platos. Nada de hacer mandados. Nada de bailar con abanico. Nada de tomar naranjada con pajita. princesa sukimokiNi siquiera ir a la escuela. Ni siquiera sonarse la nariz. Ni siquiera pelar una ciruela. Ni siquiera cazar una lombriz. Nada, nada, nada. Todo lo hacían los sirvientes del palacio: vestirla, peinarla, estornudar por… –atchís–, por ella, abanicarla, pelarle las ciruelas. ¡Cómo se aburría la pobre Sukimuki!princesa sukimoki 2
Una tarde estaba, como siempre, sentada en el jardín papando moscas, cuando apareció una enorme Mariposa de todos colores. Y la Mariposa revoloteaba, y la pobre Sukimuki la miraba de reojo porque no le estaba permitido mover la cabeza.
–¡Qué linda mariposapa! –murmuró al fin Sukimuki, en correcto japonés.
Y la Mariposa contestó, también en correctísimo japonés:

–¡Qué linda Princesa! ¡Cómo me gustaría jugar a la mancha con usted, Princesa!
–Nopo puepedopo –le contestó la Princesa en japonés.
–¡Cómo me gustaría a jugar a escondidas, entonces!
–Nopo puepedopo –volvió a responder la Princesa haciendo pucheros.
–¡Cómo me gustaría bailar con usted, Princesa! –insistió la Mariposa.
–Eso tampococo puepedopo –contestó la pobre Princesa.
Y la Mariposa, ya un poco impaciente, le preguntó:
–¿Por qué usted no puede hacer nada?
–Porque mi papá, el Emperador, dice que si una Princesa no se queda quieta, quieta, quieta como una galleta, en el imperio habrá una pataleta.
–¿Y eso por qué? –preguntó la Mariposa.
–Porque sípi –contestó la Princesa–, porque las Princesas del Japonpón debemos estar quietitas sin hacer nada. Si no, no seríamos Princesas. Seríamos mucamas, colegialas, bailarinas o dentistas, ¿entiendes?
–Entiendo –dijo la Mariposa–, pero escápese un ratito y juguemos. He venido volando de muy lejos nada más que para jugar con usted. En mi isla, todo el mundo me hablaba de su belleza.
A la Princesa le gustó la idea y decidió, por una vez, desobedecer a su papá.
Salió a correr y bailar por el jardín con la Mariposa.
En eso se asomó el Emperador al balcón y al no ver a su hija armó un escándalo de mil demonios.
–¡Dónde está la Princesa! –chilló.
Y llegaron todos sus sirvientes, sus soldados, sus vigilantes, sus cocineros, sus lustrabotas y sus tías para ver qué le pasaba.
–¡Vayan todos a buscar a la Princesa! –rugió el Emperador con voz de trueno y ojos de relámpago.
Y allá salieron todos corriendo y el Emperador se quedó solo en el salón.
–¡Dónde estará la Princesa! –repitió.
Y oyó una voz que respondía a sus espaldas:
–La Princesa está de jarana donde se le da la gana.
El Emperador se dio vuelta furioso y no vio a nadie. Miró un poquito mejor, y no vio a nadie. Se puso tres pares de anteojos y, entonces sí, vio a alguien. Vio a una mariposota sentada en su propio trono.
–¿Quién eres? –rugió el Emperador con voz de trueno y ojos de relámpago.
Y agarró un matamoscas, dispuesto a aplastar a la insolente Mariposa.
Pero no pudo.
¿Por qué?
Porque la Mariposa tuvo la ocurrencia de transformarse inmediatamente en un Príncipe. Un Príncipe buen mozo, simpático, inteligente, gordito, estudioso, valiente y con bigotito.

El Emperador casi se desmaya de rabia y de susto.
–¿Qué quieres? –le preguntó al Príncipe con voz de trueno y ojos de relámpago.
–Casarme con la Princesa –dijo el Príncipe valientemente.
–¿Pero de dónde diablos has salido con esas pretensiones?
–Me metí en tu jardín en forma de mariposa –dijo el Príncipe– y la Princesa jugó y bailó conmigo. Fue feliz por primera vez en su vida y ahora nos queremos casar.
–¡No lo permitiré! –rugió el Emperador con voz de trueno y ojos de relámpago.
–Si no lo permites, te declaro la guerra –dijo el Príncipe sacando la espada.
–¡Servidores, vigilantes, tías! –llamó el Emperador.
Y todos entraron corriendo, pero al ver al Príncipe empuñando la espada se pegaron un susto terrible.
A todo esto, la Princesa Sukimuki espiaba por la ventana.
–¡Echen a este Príncipe insolente de mi palacio! –ordenó el Emperador con voz de trueno y ojos de relámpago.
Pero el Príncipe no se iba a dejar echar así nomás.
Peleó valientemente contra todos. Y los vigilantes se escaparon por una ventana. Y las tías se escondieron aterradas debajo de la alfombra. Y los cocineros se treparon a la lámpara.

Cuando el Príncipe los hubo vencido a todos, preguntó al Emperador:
–¿Me deja casar con su hija, sí o no?
–Está bien –dijo el Emperador con voz de laucha y ojos de lauchita–. Cásate, siempre que la Princesa no se oponga.
El Príncipe fue hasta la ventana y le preguntó a la Princesa:
–¿Quieres casarte conmigo, Princesa Sukimuki?
–Sípi –contestó la Princesa entusiasmada.
Y así fue como la Princesa dejó de estar quietita y se casó con el Príncipe Kinoto Fukasuka. Los dos llegaron al templo en monopatín y luego dieron una fiesta en el jardín. Una fiesta que duró diez días y un enorme chupetín. Así acaba, como ves, este cuento japonés.

M. E. Walsh, en “Cuentopos de Gulubú”. 

El video del cuento relatado por María Elena Walsh puede encontrarse en

http://youtu.be/AcqlTCeaoh8

Fuente: http://udlerlorena.wordpress.com/2013/06/02/desprincesacion-una-mirada-desde-la-literatura-y-la-educacion-sexual-integral/

Cómo enseñar a leer a mi hijo / hija

Comparto una nota de Educación – UnComo.com

Cómo enseñar a leer a mi hijo / hija

Cómo enseñar a leer a mi hijo / hija

El reconocimiento de las palabras es una faceta muy importante de la lectura y gracias a este acceso a la lectura, damos a nuestros hijos una autonomía personal muy grande. Desde casa podemos enseñar a leer a nuestro hijo/a y disfrutar de la experiencia de descubrir el mundo de la lectura; la recomendación general es empezar cuando el niño tenga alrededor de dos años. Y la regla principal para que esta actividad funcione y sea útil es la paciencia. Desde unComo, te mostramos algunos trucos básicos sobre cómo enseñar a leer a tu hijo.

Instrucciones

En primer lugar, se recomienda utilizar libros con muchas ilustraciones, que se deberán ir explicando. El siguiente paso será el uso de libros con dibujos y letras unidas formando sílabas y finalmente libros con dibujos y con una o dos palabras.

Sobre todo deberemos buscar cuentos y libros que motiven al niño/a y le entusiasmen. La actitud del pequeño será primordial y, ante todo, debemos conseguir que tenga ganas de aprender a leer.

Asimismo, se pueden usar tarjetas y un rotulador grueso para escribir los nombres de los objetos de la casa y etiquetarlos: silla, mesa, cama, lavabo, etc. Así el niño se familiarizará con las palabras.

Los niños imitan a sus padres: si ven que sus padres leen, ellos también querrán hacerlo. Esta será una de las principales premisas para fomentar la lectura infantil, deberás predicar con el ejemplo.

También es muy útil leer diariamente cuentos a los niños, primero el padre o madre y después pedirle al niño que lo cuente él. Aunque no sepa leer lo interpretará a su manera.

Cuando ya empiece a saber leer, será bueno decir al niño lo que aparece escrito en cualquier elemento de su entorno: panel publicitario, revista, caja de cereales, etc. Así se fomenta su curiosidad y llegará el día en que diga: ¿Qué pone aquí?.

Si deseas leer más artículos parecidos a cómo enseñar a leer a mi hijo / hija, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Educación desde casa.

Necesitas

  • Libros
  • Cuentos

Consejos

  • Si leemos a nuestros hijos, conseguiremos que estos muestren interés en la lectura.
  • El interés y la motivación son una parte muy importante en la adquisición de cualquier habilidad.

Sigue leyendo: http://educacion.uncomo.com/articulo/como-ensenar-a-leer-a-mi-hijo-hija-708.html#ixzz2p0iAwoC5

Novelas y escritos de Tolstoy disponibles online gracias al trabajo colaborativo

Comparto una nota del Blog Manzana Mecánica

Fyokla Tolstaya, periodista y tataranieta del escritor León Tolstoy, cuenta en el New Yorker los resultados de un proyecto de transformación de los escritos de Tolstoy en un formato electrónico fácil de leer para Ipads, E-readers y Kindle. Para esto, era necesario realizar correcciones de prueba que identificaran cualquier error en el traspaso de formatos, tarea complicada y monetariamente costosa.

Sin embargo, gracias al trabajo de alrededor de tres mil voluntarios rusos, de distintas disciplinas y ocupaciones, gran parte de la obra del escritor estará disponible online y de forma gratuita.

Se trata de un ejercicio de crowdsourcing, en que se invitó a voluntarios para trabajar en la corrección de pruebas de alrededor de 46.800 páginas de la obra de Tolstoy. Como señala el citado artículo, Tolstaya esperaba encontrar voluntarios suficientes para realizar la primera ronda de correcciones en seis meses. Sin embargo, en unos pocos días, alrededor de 3.000 rusos se ofrecieron como voluntarios para trabajar en el proyecto, terminando el trabajo en tan solo cuarenta días.

Se recurrió a la opción de crowdsourcing porque se quería poner la obra de Tolstoy a disposición de los lectores de forma gratuita. El trabajo de corrección de pruebas es costoso, y por lo tanto, no habría permitido poner la obra online y con descarga gratis. Esto, de acuerdo a Tolstaya, hubiera ido contra los principios del escritor, quién señaló “no necesito dinero por mi trabajo. Quiero entregar mi trabajo a la gente”

El artículo completo, que cuenta detalles del proyecto y presenta la experiencia de algunos de los voluntarios que trabajaron en él, puede ser leído aquí. Los libros estarán disponibles en tolstoy.ru; por ahora sólo en ruso pero la versión en inglés está en construcción.

Fuente: http://manzanamecanica.org/2013/10/novelas_y_escritos_de_tolstoy_disponibles_online_gracias_al_trabajo_colaborativo.html

Literatura Psicoactiva – Eduardo Galeano

Encontré en el blog Literatura Psicoactiva, todos los libros de Eduardo Galeano en formato PDF para descargar y disfrutar. Este blog comparte documentos de otros autores también interesantes, por lo que es altamente recomendable. No duden en visitarlo.

Transcribo el post:

Eduardo Galeano

Eduardo Galeano, en él conviven el periodismo, el ensayo y la narrativa, siendo ante todo un cronista de su tiempo, certero y valiente, que ha retratado con agudeza la sociedad contemporánea, penetrando en sus lacras y en sus fantasmas cotidianos. Lo periodístico vertebra su obra de manera prioritaria. De tal modo que no es posible escindir su labor literaria de su faceta como periodista comprometido.

Se inició en el periodismo a los catorce años, en el semanario socialista El Sol, en el que publicaba dibujos y caricaturas políticas que firmaba como “Gius”. Posteriormente fue jefe de redacción del semanario Marcha y director del diario Época. En 1973 se exilió en Argentina, donde fundó la revista Crisis, y en 1976 continuó su exilio en España. Regresó a Uruguay en 1985, cuando Julio María Sanguinetti asumió la presidencia del país por medio de elecciones democráticas. Posteriormente fundó y dirigió su propia editorial (El Chanchito), publicando a la vez una columna semanal en el diario mexicano La Jornada. Desde entonces reside, en su Montevideo natal donde sigue haciendo su literatura y su periodismo de marcado tinte político.

Con “Las Venas Abiertas de América Latina” (1971), logró su obra más popular y citada, condenando la opresión de un continente a través de páginas brutalmente esclarecedoras que se sumergen en la amargura creciente y endémica de América Latina. Esta obra ha sido traducida a dieciocho idiomas y mereció encendidos elogios desde diversos sectores. El escritor alemán Heinrich Böll, Premio Nobel de Literatura en 1972 y autor de “Opiniones de un payaso”, obra clave de la literatura contemporánea, llegó a expresar a propósito de la obra de Galeano que pocas obras en los últimos tiempos le habían conmovido tanto.

1973 – Vagamundo

Fuente: http://literaturapsicoactiva.blogspot.com.ar/2013/10/eduardo-galeano.html

galeano