El noviazgo y la violencia de género en adolescentes, de Tahira Vargas

Comparto una nota de http://altersexual.net

HELLOMOTO

Podcast Altersexual: Violencia en el noviazgo y roles de género

http://altersexual.net/2014/04/05/podcast-altersexual-10/

 

noviazgo

El noviazgo es una etapa en las relaciones de pareja que presenta distintos matices culturales según el estrato social.

En los estratos pobres el noviazgo tiende a ser una etapa más corta y efimera mediada por las sanciones culturales a la actividad sexual en la que inmediatamente la familia conoce la existencia de actividad sexual en las jóvenes la expulsan de sus hogares y pasa a “vivir” con el novio.

El vivir con el novio tiene la connotación de que no necesariamente implica una convivencia residencial sino que se refiere a la existencia de relaciones sexuales que generan un cambio en el estatus de la relación de pareja que pasa a ser de “novios” a “marinovios” o simplemente “marío y mujer”.

Estas connotaciones vinculadas a las relaciones sexuales tienen un contenido patriarcal y de apropiación de la joven adolescente que pasa a “pertenecer” al novio inmediatamente ella decide establecer la relación de noviazgo aún cuando no han tenido relaciones sexuales.

La pertenencia al novio se muestra en frases como “esa mujer es mía y nadie me la quita” “cuidao con mirarla mucho que es mi mujer” “eso es mío no invente” “deja el coro con ella que es mía”.

Estas expresiones se presentan en los diálogos informales entre jóvenes adolescentes de sexo masculino donde se muestran las amenazas permanentes con relación a miradas, gestos que puedan interferir en el sentido de pertenencia o posesión de la joven en su condición de noviazgo.

La posesión se convierte así en el rasgo predominante en las relaciones de noviazgo entre adolescentes y aún cuando sean relaciones de “mangueo” o de “coro” hay en estas relaciones una cierta conexión con la posesión más aún cuando pasan de coro y mangueo ( si pasan) a un noviazgo.

Así en el noviazgo el joven se siente con todo el derecho de manejar el cuerpo de la joven adolescente en su condición de “poseedor” del mismo y con ello la reprime y sanciona cuando esta asume conductas inaceptables para él.

Los estilos de sanción que ejercen los adolescentes de sexo masculino contra las jóvenes adolescentes que son sus “novias” están mediados por la violencia verbal y física.

Así muchas jóvenes nos relatan que sus novios les pegan con cierta frecuencia cuando ellas “se portan mal”. “El me da mi galleta cuando yo no hago lo que él quiere”. “A mí me han dao mi bofetá porque me lo buqué”.

Estas expresiones son frecuentes entre las jóvenes adolescentes que tienden a legitimar la violencia que sufren por sus novios reproduciendo así los mismos patrones de legitimación de la violencia de género que se producen en las relaciones conyugales entre personas adultas.

La violencia de género se presenta así como una espiral que crece y se expande en todo tipo de relación entre hombre-mujer sobre todo cuando en estas relaciones existen dimensiones afectivas y sexuales. Esta violencia tiene sus raíces en los sustratos culturales del patriarcado que le da poder al hombre sobre la mujer y la convierte en su objeto y en su propiedad aún cuando no existe ningún acuerdo matrimonial como en el noviazgo.

[Vía acento.com.do]

Fuente: http://altersexual.net/2014/04/05/el-noviazgo-y-la-violencia-de-genero-en-adolescentes-de-tahira-vargas/

Anuncios

El Haka de la Bronca

Comparto con ustedes un trabajo que presenté en un curso de Música y Movimiento que realicé hace muy poco. Es muy probable que haya cuestiones que no estén perfectamente planteadas, que la teoría o la organización del taller no sea del todo de su agrado, pero sí puede que le sirva a más de uno para trabajar en un grupo. Yo todavía no lo implementé. ¡Espero les guste!

Trabajo Final

Consignas

  • Proponer actividades que se podrían realizar desde la función que cada uno desempeña.

  • Articular con el material teórico. Se deberá tener en cuenta: fundamentación, contenidos y actividades.

Desarrollo de las consignas

Actividad: El Haka1 de la Bronca

haka_photo

Destinatarios

La actividad está pensada para ser desarrollada en un grupo de adolescentes. Pueden ser alumnos de colegio secundario o un grupo de expresión corporal, entre otros.

Materiales

  • Proyector

  • Notebook

  • Equipo de sonido

Desarrollo de la Actividad

  • El grupo se divide en subgrupos de aproximadamente 6 alumnos cada uno. Para fomentar la comunicación entre todos los alumnos, sin decirles cuál va a ser el motivo, se les pide que cada uno tome un caramelo Sugus de una bolsa (o cualquier otro que contenga variedad de colores). La cantidad de caramelos de cada color va a depender de la cantidad de integrantes que el grupo contenga. Los subgrupos se conformarán en base al color del caramelo que haya tomado cada alumno.

  • Una vez conformados los subgrupos, se explicará la consigna. Cada subgrupo deberá crear la letra, ritmo y coreografía de una canción, basándose en el estilo de danza Maorí: Haka. Las letras deberán estar relacionadas con la temática: “Me da bronca”. También podrán utilizarse otros temas que reflejen alguna problemática que esté atravesando el grupo, la comunidad, el barrio.

  • Antes de comenzar con la tarea, se realizará una breve reseña del significado de la danza Haka y qué representa. A tal fin, se proyectarán tres videos cortos:

Éste último video cuenta con la traducción de la letra del Haka que realizan los All Blacks2 antes de comenzar sus partidos de Rugby.

Haka Ka Mate

Kapa Ka Mate

kia rite! kia rite!

Prepárense! prepárense!

kia mau, hi!

Manos en la cadera, doblen las rodillas

Ringa ringa pakia

Golpeen los muslos con las manos

Waewae takahia kia kino nei hoki

Golpeen el suelo con los pies lo más fuerte que puedan!

kia kino nei hoki

Lo más fuerte que podamos

Ka mate! Ka mate! Ka ora! Ka ora!

¡Muero! ¡Muero! ¡Vivo! ¡Vivo!

Ka mate! Ka mate! Ka ora! Ka ora!

¡Muero! ¡Muero! ¡Vivo! ¡Vivo!

Tenei te tangata puhuru huru

Se trata de los hombres fuertes

Nana nei i tiki mai

que fueron a buscar el sol

Whakawhiti te ra

Y lo hicieron brillar otra vez

A upa….ne! Ka upa…ne!

¡Un paso hacia adelante! ¡Otro paso hacia adelante!

A upane kaupane whiti te ra!

¡Un paso hacia adelante, Otro hacia adelante….el Sol brilla!

Hi!

Atrás3

  • A continuación, se realizará una “Lluvia de Ideas” con todas las palabras que se les viene a la mente cuando piensan en la frase propuesta.

  • Por último, se proyectará el video “Marcha de la Bronca4”: https://www.youtube.com/watch?v=IAvOT_0txGU

Sigue leyendo

La vida social de los adolescentes en línea: reseña del libro #itscomplicated de @zephoria (danah boyd)

Comparto una nota publicada en http://manzanamecanica.org

 

danah boyd (ella lo escribe siempre en minúsculas) es una influyente investigadora que documenta en “It’s Complicated” el resultado de una década de trabajo. Su libro aborda una serie de aspectos de la relación entre adolescentes e Internet, incluyendo la identidad que construyen en línea, su percepción y prácticas respecto a la privacidad, su exposición a riesgos incluyendo el acoso en línea, su posible “adicción” a la tecnología, entre otros temas.

En gran medida, su libro es una respuesta a una serie de pánicos morales sobre el uso de Internet por parte de los adolescentes. ¿es Internet una forma de “escapar” de su propia identidad y realidad? ¿Actúan de forma temeraria exponiéndose ingenuamente a lascivos predadores sexuales? ¿Fomentan las redes sociales el acoso escolar? ¿Es Internet una “droga” de la cuál es necesario proteger a los niños?

La investigación de danah se basa en el mismo punto de partida de Joshua Meyrowitz en No Sense of Place (1986): las comunicaciones electrónicas constituyen un lugar. Los adolescentes son empujados a establecer sus relaciones en este lugar porque su acceso a otros lugares donde socializar, al menos en EEUU y en el mundo desarrollado, está muy restringido en comparación con generaciones anteriores:

Muchos adolescentes estadounidenses tienen una libertad geográfica limitada, menos tiempo libre, y más reglas. En muchas comunidades a lo largo de Estados Unidos, la era de poder andar libremente después de la escuela siempre y cuando volvieras a casa antes del anochecer se acabó haca mucho tiempo. La mayoría de los adolescentes están detenidos en casa hasta que son suficientemente mayores como para manejar por sí solos.

Para muchos adolescentes las redes sociales son el único espacio público donde pueden congregarse libremente.

Muchos adolescentes sólo pueden juntarse con amigos en las casas de sus amigos y sólo si los padres de alguien hacen de chófer. Los centros comerciales no les admiten como antes y son vistos por algunos padres como lugares peligrosos. Ni hablar de la calle o plazas públicas, que además en muchas comunidades no existen y en otras comunidades tienen toques de queda para adolescentes.

Las redes sociales no son solamente nuevos espacios públicos: para muchos adolescentes son el único espacio público donde pueden congregarse libremente. De ahí que interpretar su tiempo chateando en el teléfono o en el computador como una vía de escape de la realidad es profundamente erróneo. Para muchos, Internet es la única forma de estar con otros.

Depredadores sexuales

El libro analiza en detalle los nuevos riesgos que trae Internet para los adolescentes. En la discusión, danah se detiene en este anuncio: “A la lista de lugares donde se pueden encontrar depredadores sexuales, agregue éste”. El mensaje es claro: hay depravados que entran en la habitación de los niños a través del computador para hacerle daño. Pero hay varias razones por las cuales este mensaje es publicidad engañosa. Es verdad que muchos ataques contra niños ocurren en su habitación, pero no precisamente porque allí está el computador. La mayoría de los asaltos sexuales son perpetrados en casa y por gente que el niño conoce, familia o amigos de la familia. Además la estadística del pie del anuncio “uno de cada cinco niños recibe solicitudes sexuales en línea” ignora el hecho de que la amplia mayoría de esas solicitudes son hechas por otros menores de edad.

Los adolescentes que se exponen a riesgos en Internet tienden a ser de un cierto tipo bien definido:

Hay una fuerte correlación entre prácticas riesgosas en línea y problemas psico-sociales, problemas familiares, abuso de drogas y alcohol, y problemas en la escuela. En otras palabras, los adolescentes que tienen problemas día a día son los que buscan encuentros problemáticos en línea. En vez de poner a todos los jóvenes en riesgo, los medios sociales crean un nuevo sitio donde comportamientos riesgosos son visibles y jóvenes con problemas se involucran en nuevos tipos de actividades problemáticas.

Nativos digitales

Personalmente, uno de los capítulos que más disfruté del libro es donde estudia si los adolescentes son extremadamente hábiles con las nuevas tecnologías o no. Mi sospecha era que no, y el libro lo confirma. Muchos de los adolescentes que entrevistó no tienen las herramientas para interpretar la credibilidad del contenido que leen en línea. Por ejemplo, danah relata como una adolescente de 13 años (entre muchos otros) le explica por qué no hay que creer en Wikipedia pero sí en Google:

[Sus profesores] le han alentado a usar Google para buscar información. Le han dicho que Wikipedia tiene muchas inexactitudes porque cualquiera puede editarla. Como muchos de sus pares, [ella] lo ha interpretado como que todo lo que aparece en el primer resultado de búsqueda de Google debe ser verdad, si no, ¿por qué aparecería al comienzo? ¿Por qué Google lo recomendaría? Confía en el contenido de Google porque los adultos le han dicho que es un sitio en que se puede confiar. Va a Google como algo de la misma reputación que los libros de texto que le da su profesor. Wikipedia, por otra parte, no es confiable porque su profesor se lo dijo.

Además, ser joven parece no ser un factor determinante de las habilidades que cada uno tiene con la tecnología. Tener dinero sí lo es. Los adolescentes que tienen acceso a su propio computador y a un buen smartphone se manejan mejor que los adolescentes que usan el computador de la biblioteca y/o tienen un teléfono más básico. No es el tener acceso a tecnologías a una cierta edad lo que define “ser digital”, sino muchas otras variables incluyendo el simple hecho de tener acceso a la tecnología y a personas que nos ayuden a interpretar la tecnología de manera apropiada.


It’s Complicated” es un libro amplio en términos de los temas que cubre, pero sin caer en ser demasiado ambicioso. Cada tema es tratado en lo que yo considero un nivel suficiente de detalle y hay muchas referencias para profundizar. Me pareció además una mezcla muy bien balanceada de trabajo interpretativo y de campo. Si te interesan los medios sociales, este libro es de lectura extremadamente recomendada.

danah boyd: “It’s Complicated: The Social Lives of Networked Teens, Yale University Press, Febrero 2014. 296 páginas. Disponible también para descarga gratis en PDF.

Fuente: http://manzanamecanica.org/2014/03/la_vida_social_de_los_adolescentes_en_linea_resena_del_libro_itscomplicated_de_zephoria_danah_boyd.html

Mafalda – Cambiar el mundo

Mafalda – Cambiar el mundo

Tu voto:

¿Se están perdiendo los valores? ¿Qué valores?

Comparto un artículo interesante:

“No hay día en que se oiga en un medio de comunicación la letanía “se están perdiendo los valores” o “los jóvenes de hoy ya no respetan nada”, un mantra que todo el mundo parece aceptar y que sirve, entonces, para introducir toda clase de falacias estadísticas: como que los jóvenes de ahora son más violentos que los de antes, o que la sociedad en general está sumida en decadencia moral.

Basta con echar un ojo a los índices de homicidios de cualquier país civilizado para comprobar que las personas tienden, cada vez menos, a matar al prójimo. Si bien es cierto que en 1960 hubo un repunte brutal de homicidios en Estados Unidos y Europa, la curva, en general, siempre ha sido descendente.

Los jóvenes de antes, pues, eran más violentos y faltos de empatía que los de ahora. Y, bueno, siempre han existido voces que hablaban de la decadencia moral, sobre todo de las nuevas generaciones: Aristóteles decía “Los jóvenes de hoy no tienen control y están siempre de mal humor. Han perdido el respeto a los mayores, no saben lo que es la educación y carecen de toda moral.” Platón abundaba en ello: “¿Qué está ocurriendo con nuestros jóvenes? Faltan al respeto a sus mayores, desobedecen a sus padres. Desdeñan la ley. Se rebelan en las calles inflamados de ideas descabelladas. Su moral está decayendo. ¿Qué va a ser de ellos?”. Incluso podemos ir 4.800 años atrás en el tiempo y leer las siguientes inscripciones de una tablilla asiria: “En estos últimos tiempos, nuestra tierra está degenerando. Hay señales de que el mundo está llegado rápidamente a su fin. El cohecho y la corrupción son comunes”.

A esto se suma la dificultad que implica definir qué son los valores. Si asumiéramos esta supuesta pérdida de valores, ¿a qué valores nos estaríamos refiriendo? Tal vez se estén sustituyendo unos valores por otros, ¿sabemos a ciencia cierta que los de antaño eran mejores que los de hogaño? Si partimos de la base de que los valores correctos no deben sustituirse por otros valores, ¿entonces habría existido alguna clase de evolución en los valores vigentes de cualquier época? ¿Dejar de tratar a los negros o a las mujeres como infrahumanos no supuso la pérdida de determinados valores?

adolescent-culture

Además, los expertos de ciencias sociales (con demasiadas variables que controlar) que afirman que los jóvenes de ahora son más violentos que los de antes aducen causas ambivalentes y poco concretas: porque son muy mimados, porque no tienen suficiente atención de los padres, porque viven en familias desestructuradas, porque viven en familias acomodadas que se creen superiores a quienes mortifican, etc. Todo vale, tanto una cosa como la contraria. Pero nadie alcanza a dar una razón unívoca y estadísticamente significativa. Tal vez porque no es verdad que los jóvenes de ahora sean más violentos que los de antes.

Hay un factor que no es causa, pero sí que es poéticamente significativo. Ya que científicamente no pueden aclararse los motivos del repunte de violencia en determinados jóvenes (sí es cierto que hay jóvenes más violentos y descarnados, pero no ocurre de forma generalizada… y tampoco antes había tanta cobertura mediática para denunciarlo), asumiendo eso, digo, que haya un repunte de violentos, entonces podríamos acogernos a la poesía para reflexionar de otro modo sobre el problema: la infancia nunca fue de los niños, la infancia siempre fue de quienes la perdieron.

Determinados colectivos han luchado y sangrado para obtener su cuota de protagonismo en la historia. Las mujeres a fin de recibir el mismo trato que los hombres. Los negros, tanto de lo mismo. Todos ellos ambicionando más libertad. Una vez obtenida ésta, los efectos secundarios pueden ser nocivos… pero nunca debemos olvidar lo obtenido en primera instancia. Bajo esta misma lógica, quizá ha llegado el momento de que niños y jóvenes empiecen a reclamar también su pequeña cuota de protagonismo que siempre les fue negada. Y también su pequeña cuota de poder. De esos niños, que les ha llegado su momento de rebelión como tantos otros colectivos, hay unos, una minoría que mediáticamente tiene mucho eco, que manifiestan su frustración a través de la violencia.

Porque, a pesar de que los videojuegos violentos son ya un pasatiempo esencial, que disponemos de pornografía bizarra a través de Internet, que determinado cine es más explícito que nunca con la hemoglobina y el cuestionamiento moral y religioso, la violencia real no ha hecho más que disminuir.

Los seguidores de música punk, heavy o hip hop, con pintas que producen miedo cerval, botas militares, piercings, mirada fría y demás aditivos, son personas que pueden ser perfectamente educados, ecologistas, veganos y hasta tímidos y reflexivos, tal y como os expliqué en Dime qué música escuchas y te diré cómo eres. En Bobos en el paraíso, un libro publicado por el periodista David Brooks en el año 2000 ya se observaba que muchos miembros de la clase media se han transformado en “bohemios burgueses” (BOurgeois BOhemians), que fingen el aspecto de personas situadas en los márgenes de la sociedad mientras viven un estilo de vida totalmente convencional.

Una sociedad con valores es aquélla que evalúa continuamente cuáles son los aspectos de las normas de una cultura a los que merece la pena atenerse y cuáles ya resultan obsoletos, no una sociedad monolítica e intocada.

Cierto es que la gente es más desinhibida que antes, que los alumnos son más descarados con los profesores que antes, que las normas en general no se siguen con tanta inflexibilidad. Pero ello precisamente revela que vivimos en una sociedad con más valores que nunca: antes, dichas normas, no se seguían porque la gente alumbrara más valores sino por miedo (tanto punitivo como social). No enseñar escote porque todo el mundo te llamará puta por la calle no es tener más valores. No cuestionar al profesor porque éste te dará un reglazo en la mano (y al que luego no podrás denunciar por agresión) no es tener más valores.

Lo explica así el psicólogo cognitivo Steven Pinker en su libro Los ángeles que llevamos dentro:

Hace siglos, quizá nuestros antepasados tuvieron que reprimir cualquiera señal de espontaneidad e individualidad con el fin de civilizarse, pero ahora que las normas de la no violencia están consolidadas, podemos ceder un poco ante inhibiciones concretas que acaso parezcan obsoletas. Según esta línea argumental, el hecho de que las mujeres enseñen mucha carne o que los hombres suelten tacos en público no es señal de decadencia cultural. Al revés, es señal de que viven en una sociedad tan civilizada que no han de temer que, en respuesta a ello, vayan a sufrir hostigamiento o agresión. Como dijo el novelista Robert Howard, “los hombres civilizados son más descorteses que salvajes porque saben que no les van a partir el cráneo por ello”. Quizás haya llegado incluso la época en que yo pueda usar el cuchillo para empujar los guisantes hasta el tenedor.”

Fuente: XatacaCiencia.com