Psicología Social – Apertura, Desarrollo y Cierre

Hoy vamos a ver un tema que nos permite analizar una crónica de grupo operativo. Una crónica es el registro que hace en forma silente un observador en la reunión del grupo. Permite hacer inteligible, reunión a reunión, el proceso del grupo que se observado y conforman observador y coordinador “el equipo de coordinación”, que pensará con el grupo en función de los obstáculos que vayan surgiendo a lo largo del proceso de aprendizaje.

Una crónica tomada por el observador, es un instrumento de lectura no sólo para grupos operativos, sino para cualquier tipo de grupo. Así que, lo que vamos a ver hoy es un instrumento técnico que nos permite hacer inteligible una reunión de grupo operativo, en la reunión a-posteriori que hace el equipo para analizar lo sucedido en el grupo.

Para abordar este tema debemos tener presente los siguientes conceptos: Lógica del inconsciente, emergente, portavoz, encuadre, obstáculos, resistencia al cambio, entre otros.

APERTURA:

Refiere al inicio del grupo, pero no sólo cronológicamente. La apertura muestra cómo el grupo se instala en la reunión, cuales son los diálogos que inician en el encuentro y cuales son los movimientos grupales para empezar a abordar la tarea. No hay un tiempo cronológico para la apertura, no se trata del reloj (que además no es más que un consenso social), sino que se trata del tiempo que cada integrante y la totalidad grupal se relacionará para abordar la tarea. La apertura implica un vacío, ya que la tarea no está y hay que realizarla, la tarea nos persigue, por lo tanto la ansiedad predominante de la apertura es la paranoide.

La tarea ataca porque implica lo nuevo por venir, y además nos muestra que NO SABEMOS, algo que no queremos saber. Este vacío, que también es vincular, produce en el grupo resistencia a instalarse en la reunión, o movimientos de entrada y salida, o sinsentidos a los que hay que darle un sentido. La apertura es un momento grupal en el que el grupo está confundido, producto del no saber. Es la vivencia caótica de la apertura. Pero aún así, allí se produce. Ya que siempre hay producción grupal. ¿Qué se produce?. La apertura tiene un tope, igual que la confusión, y el grupo muestra cual será el nudo de la reunión. Este nudo se empezará a desanudar como un conflicto durante el desarrollo.

DESARROLLO:

El desarrollo muestra la conflictiva grupal, es otro momento cualitativamente diferente en el grupo. La ansiedad predominante es la depresiva, ya que empiezan a comprender, vía las intervenciones del coordinador o co-pensor, y a abordar la tarea más reflexivamente.

La reflexión es el indicador de que el grupo está atravesando el desarrollo, ya que pueden aprender, comunicarse (sin que lo nuevo ataque), y van cediendo las resistencias al cambio. Es un momento de reflexión en el que los sujetos del grupo hacen un insight, respecto de la significatividad que el tema tiene para ellos. El desarrollo es también la elaboración de la pretarea, en los términos que desarrolla Pichón Riviere, como elaboración y esclarecimiento de la fantasía inconsciente.

CIERRE:

Es el momento en que el grupo elabora dialécticamente la apertura, en el sentido de tesis/antítesis/síntesis. No es únicamente el momento de la despedida, sino el cómo se despiden, además el grupo puede apropiarse (o no) de su propio conflicto en términos del aprendizaje.

Estos instrumentos le permiten al coordinador y observador silente de grupo operativo ordenarse en su tarea y su pensamiento, para poder intervenir operativamente, además de pensar en estrategias, tácticas, técnicas y logísticas para enriquecer el proceso grupal. Recuerden que este instrumento nos sirve para un análisis a-posteriori de la crónica registrada por el observador, que compartirá con el coordinador.

Cómo generar ideas para una investigación

Existe una gran variedad de formas de generación de ideas de investigación Social. Entre ellas, las experiencias individuales, la practica de una profesión, teorías, experimentos, otras investigaciones, conversaciones con amigos o personas, observación de hechos, presentimientos, la vida cotidiana, etc.. La idea puede surgir de donde se congregan grupos, la misma dinámica de la sociedad en su quehacer cotidiano y los problemas evidentes que aquejan a la sociedad. La mayoría de las ideas iniciales son vagas y requieren análisis cuidadoso para que sea transformadas en planteamientos más precisos. Para esto, es necesario que el investigador se introduzca en el área de conocimiento para tener condiciones para precisar su idea sobre la investigación.Conocer lo que se ha escrito sobre un tema ayuda a:

  • No repetir una investigación ya realizada o que se ha estado realizando repetidamente por muchas personas.
  • Estructurar formalmente la idea de investigación.
  • Seleccionar la perspectiva principal desde la cual se abordará la ideas de la investigación.
  • Cuanto más se conozca el tema mejor, el proceso de afinar la idea será más dinámico.

Los temas ya investigados requieren planteamientos más específicos por lo que se requiere:

  • Encontrar los documentos o escritos, teorías, etc, que reportan los avances de conocimiento.
  • Identificar los temas ya investigados pero menos estructurados. Y formalizados.
  • Temas poco investigados y poco estructurados.
  • Temas no investigados.

Sigue leyendo

Grafología y Selección de Personal

Comparto una publicación de http://psicografologiaanalitica.wordpress.com

seleccion_personal_empresas_barcelona

La Grafología se utiliza cada vez más en la selección de personal. La escritura revela nuestra personalidad sin engaños, por ello su análisis es de gran interés para seleccionar personal. Francisco Viñals lleva años estudiándola y asesorando sobre RR.HH. a altas instituciones, entre ellas, las Fuerzas Armadas.

En algunos anuncios de trabajo se pide contestación enviando, además del CV, una carta manuscrita y firmada. ¿Significa eso que en el proceso de selección va a intervenir un grafólogo?

Efectivamente, la grafología se utiliza cada vez más en los procesos de selección de personal y, por supuesto, cuando vemos en un anuncio de empleo que se solicita carta manuscrita, indudablemente interviene un grafólogo.

¿Qué tipo de análisis va a llevar a cabo?

Si recibe una montaña de cartas hará tres grupos, en el «A» pondrá los textos con una escritura más armónica o simplemente los más normales, es decir, aquellos en que la grafía no denote que la persona sufre alguna patología de tipo antisocial o de hipersensibilidad paranoica que le dificulte recibir instrucciones de un superior. Las empresas buscan personas emocionalmente equilibradas y que no sean conflictivas.

En el segundo grupo, el «B», se pondrán los textos manuscritos también aceptables, pero con reservas por adolecer de alguna condición significativa para la función a desempeñar, caso por ejemplo de un introvertido que se presente para vendedor.

Y en el tercer grupo o «C» se colocarán los perfiles no aceptables, normalmente por reflejar algún tipo de descompensación importante, como pueden ser los grafismos desproporcionados, con líneas confusas, artificiosidad del texto u otras alteraciones que pudieran denotar notables dificultades para adaptarse.

¿Qué aspectos de la escritura estudian para saber si la persona que opta al puesto es la más indicada para ocuparlo?

Los agrafoanalistas estudiamos el orden espacial, la dimensión, presión, forma, velocidad, dirección lineal, inclinación, cohesión, continuidad y gestos-tipo de la escritura, cuya clasificación incorpora 180 características gráficas que se puntúan para obtener el percentil de la predominante temperamental y caracterológica.

Y sobre todo realizamos un análisis transaccional, es decir, observamos el tipo de escritura y su correlación con nueve posibles tipos de personalidad, y vemos la adecuación con el puesto a cubrir.

Imaginemos que una empresa busca un comercial, una secretaria y un director de departamento, tres perfiles muy habituales. ¿Cómo debería ser su escritura para que resultaran seleccionados?

Es arriesgado esquematizar algo que requiere un examen detenido y profundo, pero voy a intentar dar las características más genéricas que se corresponderían con el grafotipo de esos perfiles. En el caso del comercial, en la escritura debería predominar el movimiento, el trazado debería ser expansivo, con distancias interletras y gesto dilatado, es decir, con bucles o formas amplias, con curvas y tendencia dextrógira, esto es, que la escritura tienda a inclinarse a la derecha. Eso indica que se trata de alguien a quien le gusta trabajar con personas porque necesita el reconocimiento social. Muestra que es de carácter extrovertido, con inteligencia social, que mira al futuro y va hacia una meta.

La secretaria debería tener una escritura cilíndrica, estructurada en la zona media, de redonda a redondeada con guirnaldas en enlaces ligados y pausada. Esto denota constancia, organización y facilidad para adaptarse a seguir protocolos y realizar trabajos pautados y sistematizados.

En el caso de un director, la escritura debería ser rápida, sobria, simplificada y con tensión grafoescritural. Todo ello denota firmeza, visión global de las situaciones y capacidad para decidir sobre ellas con rapidez. Indica inteligencia para abstractar, energía para asumir responsabilidades y carácter, del que es consciente la propia persona y que también sabe transmitir a los demás para movilizarlos.

¿Aportan la escritura y la firma información diferente?

El texto tiene más relación con el comportamiento social, la firma es un sello personal íntimo, a veces aporta también detalles de tipo psicoanalítico, como posibles conflictos no resueltos, pero no puede desligarse del texto. Para realizar un buen análisis lo ideal es contar con varios textos y también con la firma, aunque la firma ocupará un segundo puesto.

Algunos expertos en selección aseguran que utilizan la grafología porque aporta información muy fiable acerca del candidato que es difícil de conseguir a través, por ejemplo, de los tests.

La grafología es una herramienta validada científicamente que contempla los principales aspectos de la personalidad pudiendo sustituir perfectamente a una batería de test o, dicho de otra manera, para poder obtener toda la información que se extrae de un análisis grafológico se necesitaría una completa batería de test.

A las empresas les preocupa cada vez más saber no sólo si van a contratar a un buen profesional sino saber qué tipo de persona es. ¿Puede el grafoanálisis detectar patologías y desequilibrios?

Esta es otra de las importantes ventajas que aporta la grafología: además de intentar tener en cuenta las condiciones requeridas para el puesto, el grafoanálisis presenta un desglose suficiente no sólo de las características psicosomáticas y las de tipo intelectual, sino que aborda de lleno las de tipo volitivo-moral, es decir, los valores.
Hay cuestiones relacionadas con la honestidad, la fuerza de voluntad, la constancia, etc., que quedan perfectamente reflejadas en la grafía. Y, concretamente, la especialidad grafopatológica trasciende a muchos tests ya que facilita la detección de posibles trastornos o problemáticas que incluso pueden adentrarse en el terreno criminológico.

¿Cree que el análisis grafológico es suficiente para seleccionar a un candidato?

Lo aconsejable siempre es utilizar varias técnicas de selección, pero si quiere que le diga la verdad, como he visto muchos errores en los resultados de los tests más habituales soy partidario de combinar la grafología con una buena entrevista profesional, una comprobación de las referencias profesionales y, si es preciso, el informe de una agencia de investigación.

¿Qué aconseja a quienes tengan que contestar a una oferta de empleo con una carta o CV manuscritos?

Si se preocupa demasiado en hacer una caligrafía bonita, escribirá con lentitud y su ritmo será deficiente. Personalmente aconsejo que se realice el escrito de la forma más natural y espontánea posible. En todo caso, siéntese en un lugar cómodo y aborde la hoja de papel en blanco con la mayor tranquilidad posible, intente ser Vd. mismo, sin complejos ni tampoco agresividad, respetando y siendo respetado.

Fuente: http://psicografologiaanalitica.wordpress.com/2013/05/06/grafologia-y-seleccion-de-personal/

Ana María Fernández – El campo grupal – Notas para una genealogía

Comparto un texto de Ana María Fernández.

el-campo-grupal-notas-para-una-genealogiaEl libro que aquí se presenta tiene su antecedente en el trabajo original escrito como postulante al Concurso de la Cátedra de Teoría y Técnica de Grupos de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires, sustanciado en 1985.

Aquella primera producción tenía como eje el tema solicitado en tal concurso: “¿Existen los grupos humanos. Fundamentaciones”. Sucesivas reelaboraciones han transformado aquel texto de setenta páginas en el volumen que se ofrece hoy a su publicación. Si bien luego de casi tres años de trabajo poco queda de aquel primer texto, el actual conserva un eje de ciertos recorridos temáticos y de autores, consecuencia del requisito académico en el marco del cual fueron pensados los problemas centrales de este libro.

Fuerte motor de sus distintas versiones ha sido el diálogo con los alumnos, quienes con sus preguntas e impresiones han orientado muchos de sus tramos. Al mismo tiempo, la discusión y la crítica del equipo docente de dicha cátedra han permitido su enriquecimiento y profundización.

Sin el estímulo de tal marco académico es probable que este libro no hubiera sido posible.

Sus páginas llevan la impronta de largos diálogos con Juan Carlos de Brasi, Marcelo Percia y José Antonio Castorina. Su presencia va mucho más allá de las citas en que son mencionados puntualmente. También llevan el afecto y la eficiencia de Mercedes López, Sandra Borakievich e Isabel Temprano, quienes realizaron el “invisible” trabajo mecanográfico.

A todos ellos, muchas gracias.

Ana María Fernández

Buenos Aires, diciembre de 1988.

Texto Completo: Fern_ndez_Ana_Mar_a_-_El_campo_grupal_doc_