‘Olvídate de mí’ es real: podremos borrar y restaurar recuerdos

Comparto una nota de http://www.xatakaciencia.com

2005211212052.384274

En la película Olvídate de mí, obra maestra pergeñada por la iconoclasta mente de Charlie Kaufman, se plantea la posibilidad de borrar selectivamente recuerdos luctuosos como, por ejemplo, a una ex que nos ha hecho trizas el corazón. En la película no se profundizaba apenas sobre la tecnología empleada para conseguir tal cosa, más bien era la excusa para explicar una historia, casi el Deus ex machina.

Sin embargo, los recientes avances en neurociencia podrían hacer realidad la premisa de Olvídate de mí. Sobre todo a raíz de un nuevo estudio pionero llevado a cabo por investigadores de la Universidad de California, que borraron y luego reactivaron recuerdos mediante la estimulación de las neuronas en los cerebros de ratas genéticamente modificadas con una serie de pulsos de luz.

Borrando el trauma

800px-propranolol-3d-balls

El médico y farmacólogo escocés James W. Black desarrolló el propranolol en la década de 1960. La invención del propranolol fue recibida como el mayor avance en la lucha contra las enfermedades cardíacas desde el descubrimiento de las propiedades de la Digitalis purpurea en el siglo XVIII. Recibió el premio Nobel de Medicina en 1988 “por el descubrimiento de importantes principios en el tratamiento con fármacos”.

Pero también servía para borrar el dolor de un recuerdo. Al parecer, dicha sustancia, un beta-bloqueante que neutraliza los efectos de las hormonas del estrés, no eliminaba los sucesos de nuestra memoria, pero sí sus peores efectos: las trazas emocionales. Así pues, se continuaría recordando el hecho, pero no el dolor que nos provoca. Después de todo, el propranolol resulta más efectivo que la técnica empleada en Olvídate de mí, pues al eliminar todo lo que le recuerde a su pareja, el protagonista también borraba los buenos recuerdos. Propranolol sólo borraría el trauma y dejaría el poso.

Consumido por millones de hipertensos en el mundo, el propranolol actúa sobre los receptores beta-adrenérgicos de la amígdala (estructura cerebral relacionada con el aprendizaje emocional y la modulación de la memoria) durante el procesamiento de información emocional, como sugirieron Merel Kindt y sus colegas del Departamento de Psicología Clínica de la Universidad de Amsterdam en un estudio publicado en la revista Nature Neuroscience. Su hipótesis fue que propranolol puede que “interrumpa la síntesis de proteínas de la memoria amigdalar del miedo, provocando la alteración de ese recuerdo”.

Borrando y restaurando recuerdos

800px-gyrus_dentatus_40x

Ahora nos llega el primer estudio, publicado en la revista Nature y dirigido por el neurocientífico Roberto Manilow (Universidad de California), que sugiere directamente que el fortalecimiento o debilitamiento de las sinapsis es la base fundamental para la memoria, y que por tanto podríamos borrar o recordar de nuevo cualquier recuerdo. No solo sus trazas emocionales, sino el recuerdo por entero, como si nunca hubiese ocurrido. Tal y como ha señalado Manilow:

Podemos formar un recuerdo, borrarlo y luego reactivarlo, a voluntad, aplicando un estímulo que selectivamente refuerza o debilita las conexiones sinápticas (entre neuronas).

El estudio, de momento, solo se ha realizado en ratas modificadas genéticamente para que sus células cerebrales produjeran una proteína sensible a la luz que podría ser activada por un pulso de luz emitido por una fibra óptica implantada en el cerebro. A continuación, les enseñaron a asociar estímulos luminosos sobre estas células nerviosas con descargas eléctricas y dolorosas en sus patas. Las ratas, de esta forma, aprendieron a tener miedo a los estímulos luminosos. Este aprendizaje se produjo en parte por el fortalecimiento de ciertas conexiones sinápticas, así que las debilitaron con unos impulsos luminosos distintos.

Finalmente, las ratas olvidaron asociar la luz con el dolor, es decir, que olvidaron tener miedo. Como Juan Sin Miedo. Lo más interesante es que el proceso es reversible: reactivaron el recuerdo del dolor y las ratas volvieron a tener miedo a las descargas, aunque no hubieran sufrido de nuevo el dolor.

Si los resultados obtenidos se logran reproducir, quizás su metodología podría servir para estudiar algunos mecanismos para fortalecer las conexiones sinápticas en personas que sufren Alzheimer.

Fuente: http://www.xatakaciencia.com/psicologia/olvidate-de-mi-es-real-podremos-borrar-y-restaurar-recuerdos?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+xatakaciencia+%28Xataciencia%29

Anuncios

Más creativos cuando estamos cansados, más creativos cuando estamos online

Comparto un artículo de http://www.dreig.eu

creativo

Siempre hablamos, cuando lo hacemos de creatividad, de que consiste en abandonar por momentos el foco, la precisión, ceder al pensamiento lateral, la expansión. Pues bien, coherentemente, parece que los mejores trabajos creativos los realizamos cuando estamos algo cansados y nuestros cerebros, de algún modo, bajan la guardia.

Lo asegura un estudio reciente: Si bien las tareas que requieren de foco y atención las realizamos mejor cuando estamos lo más despiertos y frescos posible, cuando somos más hábiles en evitar cualquier tipo de distracción, las tareas creativas, innovadoras, requieren de todo lo contrario.

En otras palabras, las cuestiones que requieren de “insight” implican pensar “outside the box”, precisamente distraer el foco. Y es en situaciones de cansancio que el cerebro se vuelve menos eficiente al filtrar las distracciones, favoreciendo la asociación de ideas que basa todo acto creativo.

Explicaba estos temas ayer en clase hablando sobre Creatividad Online y caía en la cuenta de que en la era internet son abundantes las distracciones, los estímulos, incluso a veces el cansancio cognitivo y por lo tanto las oportunidades creativas.

El tema será tremendamente positivo siempre y cuando encontremos momentos para recuperar el foco y, mejor en los momentos más activos y lúcidos, desconectar por completo.

Quizás les ocurra a los jóvenes, incluso a muchos de los inmigrantes digitales hiperconectados que leen esta entrada, que el mundo offline les / nos parezca aburrido, limitado en estímulos, poco motivador. Deberíamos recordarles / nos entonces que es necesario estar con nosostros mismos a veces. Por lo menos para innovar, poner en marcha las ideas creativas, hacer realidad los conceptos elaborados en tiempo de abundancia digital y por lo tanto, seguir creciendo.

Fuente: http://www.dreig.eu/caparazon/2013/10/02/cansancio-creatividad-online/

¿Es útil desahogarse si estamos enfadados?

Comparto una nota de http://www.xatakaciencia.com

d09-anger-management

Una de las ideas más arraigadas en la cultura popular, sobre todo a raíz del estreno de películas, es que la forma más adecuada de reconducir la ira o el enfado es a través de una catarsis en forma de golpes, patadas o un ejercicio físico considerable. De ese modo, agotándonos, sudando, y poniendo en marcha todos nuestros músculos, parece que nos desahogamos, que la ira disminuye, que la paz llega a nosotros. Si estás enfadado, busca un punching ball, en definitiva.

Otra variable a esta catarsis es gritar con todas nuestras fuerzas, gritar hasta que los planetas cambien de órbita. O dejándonos atrapar por el arte: quizá escribiendo toda nuestra frustración. Pero ¿hasta qué punto esta idea tiene algún sustento científico?

La verdad es que la grioterapia o la destructoterapia tienen más de mito que de ciencia. De hecho, más bien es al contrario. Diversos estudios llevados a cabo desde 1959 sugieren que dar rienda suelta a la ira, uno acaba sintiéndose peor, como éste. El más célebre sociólogo que se ha pronunciado al respecto de ello se realizó es Albert Bandura, conocido por el experimento del muñeco Bobo, que sugería como la agresión es aprendida por la imitación.

Según Bandura, expresar la ira puede reforzar sin quererlo tendencias agresivas. Incluso si simplemente salimos a correr porque estamos enojados con algo y necesitamos sacarlo fuera. Incluso si uno cree que realmente se siente mejor después. Lo cual puede ser cierto a corto plazo, pero ello no resuelve el problema, y a largo plazo no reduce la agresividad.

Lo cierto es que estos temas son difíciles de desentrañar y la literatura científica al respecto acostumbra a ser contradictoria, porque a menudo no se controlan todas las variables. Pero en lo tocante a airear la ira, en general, los psicólogos tienden a cierto consenso en su falta de utilidad. Parece más útil tratar de relajarse, contar hasta diez, enfrentarse a los problemas con temple.

 

Fuente: http://www.xatakaciencia.com/psicologia/es-util-desahogarse-si-estamos-enfadados?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+xatakaciencia+%28Xataciencia%29

Llega la red social para la gente ANTI-social

Comparto una nota de http://www.xatakaciencia.com

rcloak-incognito-app-antisocial_190314_1395234771_23_

Las redes sociales, a pesar de los mensajes agoreros de luditas o ignorantes tecnológicos, están propiciando el contacto humano a todos los niveles. Generan fenómenos como la democracia líquida. Incluso cristalizan un tipo de colaboración inaudita en la historia de la humanidad que compete todas las áreas, incluso la propia divulgación científica.

Sin embargo, hay personas que no nos gustan, o sencillamente no tenemos ganas de ver (y lo de descolgar el teléfono, en una época 1.0, ya no funciona). Y el poder de las redes sociales también podría emplearse para evitarlas. Esa es la idea central de la app Cloak.

La app usa los datos de localización de plataformas sociales para mostrarte sobre un mapa el paradero físico de tus contactos, de forma que tú puedas evitar encuentros “accidentales”. De momento, Cloak toma información de localización de Foursquare e Instagram, pero sus desarrolladores trabajan para conectar la app a otras varias redes sociales en el futuro próximo.

O incluso puede servir para no toparnos con nuestra ex novia, lo cual simplificaría esta escena de la serie de televisión Cómo conocí a vuestra madre donde Ted muestra un mapa de Manhattan con los lugares a los que no pueden ir so pena de encontrarse con su ex novia:

–Joder, Ted, ¿hay algún sitio en Manhattan donde podamos ir a cenar?

–Por supuesto. Mirad esto.

–¿Qué es eso, Ted?

–Un pequeño mapa que he fabricado. Una guía con los sitios en los que podría encontrarme con Stella. Las zonas en rojo hay que evitarlas. Las blancas son seguras. Y la azul es agua.

–Esto es ridículo.

–Bueno, el agua es azul.

 

Fuente: http://www.xatakaciencia.com/tecnologia/llega-la-red-social-para-la-gente-anti-social?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+xatakaciencia+%28Xataciencia%29

La revolución sexual del siglo XX la produjo la supresión de la ‘Treponema pallidum’

Comparto una nota de http://www.xatakaciencia.com

0free-love

Podríamos esgrimir incontables razones que expliquen la revolución sexual flower power que se produjo en la década de 1960, en la que se separó el placer de la procreación (salvo en casos de seguidores de cultos religiosos que dictan justo lo contrario so pena de castigo divino). Que si la pérdida de valores molares, que si el movimiento hippie contracultural, que si la música, que si los medios de comunicación, que si el desarrollo de nuevos métodos anticonceptivos como la píldora…

Sin embargo, también deberíamos tener en cuenta otra alternativa minúscula (y por tanto pasada por alto por mucha gente): la supresión de la Treponema pallidum. No estamos hablando de una suerte de parásito extraterrestre implantado en nuestro cerebro a fin de reducir nuestros impulsos sexuales, sino de la bacteria espiroqueta que es capaz de contagiarnos, vía sexual, de sífilis.

Según un estudio del economista Andrew Francis, de la Universidad de Emory (EEUU), publicado recientemente en la revista Archives of Sexual Behavior, la revolución sexual no tuvo lugar en los 60, sino en los 50, a raíz del uso generalizado de la penicilina, un antibiótico eficaz contra la sífilis, una enfermedad crónica de transmisión sexual que, hasta entonces, infundía el suficiente miedo en la población como para que ésta se pensase dos veces el comportarse licenciosamente.

Cabe recordar que sólo en estados Unidos, en 1939 (el culmen de los contagios), la sífilis acabó con la vida de 20.000 personas. Al usarse la penicilina contra la sífilis, esa prevención se redujo: la gente podía mantener relaciones sexuales sin tener miedo a morir.

Comúnmente se cree que la revolución sexual empezó con el desarrollo de actitudes permisivas de la década de 1960, derivado de la expansión de nuevos métodos anticonceptivos como la píldora.

Probablemente, en sí misma, estamos ante una explicación en exceso reduccionista, pues los cambios sociales responden a una concatenación de hechos inextricablemente urdidos. Pero la próxima vez que hablemos de la revolución sexual deberemos añadir a la ecuación el papel protagónico de esta diminuta bacteria.

El estudio de Francis también compara el coste de la sífilis en aquellos años con el del sida en la década de 1990 y muestran un asombroso parecido: el ratio de enfermos y muertos es muy similar en el momento cumbre de ambas enfermedades, 1939 y 1995. A juzgar por el autor, este paralelismo debe servir para adelantarse a las posibles implicaciones que el frenazo al VIH puede significar en el presente en las sociedades desarrolladas.

Aunque generalmente se atribuye a Alexander Fleming el descubrimiento de la penicilina, muchas épocas y culturas diferentes llegaron mediante la observación y la experiencia a conocer y emplear las propiedades bactericidas de los mohos. El descubrimiento de la penicilina según Fleming ocurrió en la mañana del viernes 28 de septiembre de 1928, cuando estaba estudiando cultivos bacterianos de Staphylococcus aureus en el sótano del laboratorio del Hospital St. Mary en Londres, situado en el Ala Clarence, ahora parte del Imperial College.

Fuente: http://www.xatakaciencia.com/sabias-que/la-revolucion-sexual-del-siglo-xx-la-produjo-la-supresion-de-la-treponema-pallidum?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+xatakaciencia+%28Xataciencia%29

Kit para crear una civilización desde cero

Comparto una nota publicada en http://www.xatakaciencia.com

oopean-source-ecology

A través de mi Instagram, cada vez veo a más gente enrolada en el DIY (Do It Yourself). En estos tiempos financieramente turbulentos, en los periódicos leo que cada vez son más los que optan por bajarse del carro e instalarse en un terreno donde tratar de ser autosuficiente, en la medida de lo posible, como un Thoreau con Internet. Local a la vez que global. Más autosuficiente que nunca gracias a la cultura. Lejos del tráfago bullanguero de la ciudad pero, gracias al Wifi, igualmente cerca, interconectado.

No voy a pronunciarme sobre la conveniencia de tal decisión (ya dije lo mío en ¿Cómo debería ser el futuro? ¿Megaciudades futuristas o casitas en el campo como la de Heidi?), pero sí voy a darle buenas noticias a quienes estén considerando la posibilidad de huir del mundanal ruido y crearse su propio mundo. Ahora resulta más fácil que nunca.

o377377505_1280

Las facilidades las proporciona Open Source Ecology, una comunidad online que está creando un Kit de Construcción de Aldea Global. Es decir, un puñado de diseños de código abierto para las 50 máquinas imprescindibles a fin de “construir una pequeña civilización con las comodidades modernas”, que van desde un pequeño aserradero a una microcosechadora, un cortador de heno, un extrusor de aluminio, un motor hidráulico o una impresora 3D.

Las claves de su iniciativa son:

  • El concepto de código abierto, por el que publican y comparten con todo aquel que quiera, sus planos de construcción, los materiales a utilizar, los esquemas e instrucciones, todo ello de forma gratuita . Su filosofía es la de estar abiertos a la colaboración por lo que se pueden hacer modificaciones y mejoras del diseño que se compartirán en la web, después de ser revisadas por técnicos para su viabilidad.
  • Low Cost: La adquisición o montaje de la maquinaria desarrollada es 8 veces más barata que la de la industria convencional.
  • Modular: Las partes son intercambiables y fácilmente reparables o sustituibles. De este modo los componentes de una máquina pueden ser utilizadas para crear otra.
  • Hazlo tú mismo: Los usuarios tienen total libertad para cambiar, producir y diseñar la maquinaria.
  • Reciclaje: Utilización de materiales reciclados para la construcción.
  • Alta productividad: Posibilita que pequeños grupos sean altamente eficientes y productivos.
  • Flexibilidad: Su maquinaria es fácilmente adaptable a las mejoras y cambios gracias a su modularidad.
  • Democratización del poder de producción.

oopen-source-ecology-1

Ignoro si es justo o injusto, si funciona o no funciona realmente, pero qué diablos: más de una vez me tienta la idea de aislarme en una isla con la gente que me gusta. Llegados a ese caso, me interesaré por el Kit de Construcción de Aldea Global. Teniendo Internet y una buena impresora 3D, ¿qué más hace falta? Chris Anderson matiza al respecto en su libro Makers:

Esto continúa el modelo israelí de autosuficiencia del kibutz, que fue creado en un periodo de necesidad y de creencia filosófica en la acción colectiva, o el modelo de Gandhi de independencia industrial de la aldea en la India. Por descontado que no vamos a cultivar todos nuestra propia comida o a renunciar fácilmente a las virtudes de un centro comercial bien surtido. Pero en un futuro en que muchas más cosas podrán ser fabricadas bajo pedido, como lo contrario a manufacturadas, distribuidas, almacenadas y vendidas, se puede ver la oportunidad para una economía industrial menos condicionada por intereses comerciales y más por los sociales, exactamente como ocurre ya con el software.

Además, el mundo es mucho más grande de lo que creemos. Tan grande que hay espacio suficiente como para que vivamos lejos de quienes no nos interesan, pero todos hiperconectados. Una analogía: si la ciudad de Madrid tuviera el tamaño de España, respetando su densidad demográfica actual, cabría la humanidad en España. Y si nos apiñamos, cabríamos todos en una pequeña sección del Cañón del Colorado. Así que imaginaos lo gigantesco que es el espacio que hay ahí fuera para todos nosotros.

Fuente: http://www.xatakaciencia.com/tecnologia/kit-para-crear-una-civilizacion-desde-cero?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+xatakaciencia+%28Xataciencia%29

7 casos de méritos científicos que fueron robados

Comparto una nota de http://www.xatakaciencia.com

Hace unos días os hablaba del inventor del termo que, por miopía comercial, no patentó su invento, adelantándose a él uno de sus estudiantes. Y es que los científicos e inventores a menudo no logran rubricar sus hallazgos, ya sea porque no queda claro quién llegó primero, ya sea por desidia o despiste.

Algunas autorías aún se discuten. Otras han sido literalmente robadas. Algunos científicos han sido egoístas y ladrones. He aquí un puñado de casos de todo tipo en los que todavía hay polémica.

De cualquier forma, el que suscribe considera poco importante quién inventó qué, porque no tengo demasiada fe en la autoría individual, como ya desarrollé más extensamente en su día: las buenas ideas no nacen en buenos cerebros, sino en buenos ecosistemas, por ello tantos hallazgos nacieron simultáneamente (o casi) en diversos lugares del mundo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

1. Teoría del Big Bang

En Estados Unidos, en 1965, el físico Robert H. Dicke presintió que el universo conservaba rastros de radiación del Big Bang, que probarían la teoría. Pero los físicos Arnos Penzias y Robert Woodrow se le adelantaron por accidente y ganaron el Premio Nobel en 1978.

2. ADN

En Reino Unido, Rosalind Franklin fue la primera en descubrir la estructura de doble hélice del ADN. Murió de cáncer provocado por los rayos X que usó para su descubrimiento, y Watson y Crick se basaron en su trabajo para obtener el Nobel en 1962.

3. Telescopio

El promotor de espectáculos Han Lippershey fabricó el primer telescopio pero, en 1608, le negaron la patente. Galileo Galilei oyó hablar del invento y lo construyó en 1609.

4. Teléfono

En 1860, el italiano Antonio Meucci presentó una versión del teléfono para comunicarse en casa con su esposa enferma. En 1874, Meucci no pudo renovarlo y dos años más tarde Graham Bell registró su propio diseño. Meucci quiso demandarle, pero sus planos se habían fueron extraviados por la Western Union, donde Bell había trabajado.

5. Electricidad

Al ingeniero serbio Nikola Tesla se le atribuye la invención de la radio, el microondas, un primitivo radar y la electricidad, aunque los méritos se los llevara finalmente Thomas Alva Edison.

6. Relatividad

Hules Henri Poincaré fue el primero en presentar formalmente la teoría de la relatividad. Cuando Albert Einstein publicó sus hallazgos más tarde, ni siquiera lo nombró.

7. Iguanodon

En el Reino Unido, en 1922, Gideon Mantell descubrió los dientes del hasta entonces inédito Iguanodon. Su rival, sir Richard Owen le robó el mérito y se ignoró la investigación de su rival.

Fuente: http://www.xatakaciencia.com/sabias-que/7-casos-de-meritos-cientificos-que-fueron-robados-por-otros?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+xatakaciencia+%28Xataciencia%29