Wiki-house – set de construcción de código abierto

WikiHouse es un set de construcción de código abierto. El objetivo es permitir que cualquier persona pueda diseñar, descargar e imprimir casas y componentes, que se pueden montar con mínimas habilidades o entrenamiento.

wiki1Descarga casas que se crean y se comparten en una biblioteca abierta por una comunidad de diseñadores y fabricantes de todo el mundo.

wiki2Usando el plugin WikiHouse para SketchUp, haz clic en ‘hacer esta casa’ para generar un conjunto de archivos de corte para sus partes de la casa.

wiki3Las piezas pueden ser “impresas” en un material laminar estándar como la madera contrachapada, con una máquina de CNC.

wiki4Establecer las piezas numeradas en la tierra como un rompecabezas de dos capas para montar un bastidor de la casa.

wiki5El sistema no necesita tornillos. Las piezas se unen con cuñas y clavijas. Incluso los mazos se cortan con la casa.

wiki6Invite a sus amigos y familiares para comenzar a construir. Los marcos ligeros pueden ser planteadas a mano, y se conectan a una estructura de la casa.

wiki7Los paneles se atornillan en su lugar. Un pequeño equipo puede montar una casa de una sola planta en aproximadamente un día.

wiki8

El chasis está entonces listo para recibir otras partes como revestimiento, servicios, aislamiento, y ventanas.

wiki9Juntos, podemos desarrollar soluciones abiertas a todas estas piezas – un bien común global de bajo costo, productos de alto rendimiento; una ‘wikipedia’ de cosas.

Fuente: http://www.wikihouse.cc/

Anuncios

Kit para crear una civilización desde cero

Comparto una nota publicada en http://www.xatakaciencia.com

oopean-source-ecology

A través de mi Instagram, cada vez veo a más gente enrolada en el DIY (Do It Yourself). En estos tiempos financieramente turbulentos, en los periódicos leo que cada vez son más los que optan por bajarse del carro e instalarse en un terreno donde tratar de ser autosuficiente, en la medida de lo posible, como un Thoreau con Internet. Local a la vez que global. Más autosuficiente que nunca gracias a la cultura. Lejos del tráfago bullanguero de la ciudad pero, gracias al Wifi, igualmente cerca, interconectado.

No voy a pronunciarme sobre la conveniencia de tal decisión (ya dije lo mío en ¿Cómo debería ser el futuro? ¿Megaciudades futuristas o casitas en el campo como la de Heidi?), pero sí voy a darle buenas noticias a quienes estén considerando la posibilidad de huir del mundanal ruido y crearse su propio mundo. Ahora resulta más fácil que nunca.

o377377505_1280

Las facilidades las proporciona Open Source Ecology, una comunidad online que está creando un Kit de Construcción de Aldea Global. Es decir, un puñado de diseños de código abierto para las 50 máquinas imprescindibles a fin de “construir una pequeña civilización con las comodidades modernas”, que van desde un pequeño aserradero a una microcosechadora, un cortador de heno, un extrusor de aluminio, un motor hidráulico o una impresora 3D.

Las claves de su iniciativa son:

  • El concepto de código abierto, por el que publican y comparten con todo aquel que quiera, sus planos de construcción, los materiales a utilizar, los esquemas e instrucciones, todo ello de forma gratuita . Su filosofía es la de estar abiertos a la colaboración por lo que se pueden hacer modificaciones y mejoras del diseño que se compartirán en la web, después de ser revisadas por técnicos para su viabilidad.
  • Low Cost: La adquisición o montaje de la maquinaria desarrollada es 8 veces más barata que la de la industria convencional.
  • Modular: Las partes son intercambiables y fácilmente reparables o sustituibles. De este modo los componentes de una máquina pueden ser utilizadas para crear otra.
  • Hazlo tú mismo: Los usuarios tienen total libertad para cambiar, producir y diseñar la maquinaria.
  • Reciclaje: Utilización de materiales reciclados para la construcción.
  • Alta productividad: Posibilita que pequeños grupos sean altamente eficientes y productivos.
  • Flexibilidad: Su maquinaria es fácilmente adaptable a las mejoras y cambios gracias a su modularidad.
  • Democratización del poder de producción.

oopen-source-ecology-1

Ignoro si es justo o injusto, si funciona o no funciona realmente, pero qué diablos: más de una vez me tienta la idea de aislarme en una isla con la gente que me gusta. Llegados a ese caso, me interesaré por el Kit de Construcción de Aldea Global. Teniendo Internet y una buena impresora 3D, ¿qué más hace falta? Chris Anderson matiza al respecto en su libro Makers:

Esto continúa el modelo israelí de autosuficiencia del kibutz, que fue creado en un periodo de necesidad y de creencia filosófica en la acción colectiva, o el modelo de Gandhi de independencia industrial de la aldea en la India. Por descontado que no vamos a cultivar todos nuestra propia comida o a renunciar fácilmente a las virtudes de un centro comercial bien surtido. Pero en un futuro en que muchas más cosas podrán ser fabricadas bajo pedido, como lo contrario a manufacturadas, distribuidas, almacenadas y vendidas, se puede ver la oportunidad para una economía industrial menos condicionada por intereses comerciales y más por los sociales, exactamente como ocurre ya con el software.

Además, el mundo es mucho más grande de lo que creemos. Tan grande que hay espacio suficiente como para que vivamos lejos de quienes no nos interesan, pero todos hiperconectados. Una analogía: si la ciudad de Madrid tuviera el tamaño de España, respetando su densidad demográfica actual, cabría la humanidad en España. Y si nos apiñamos, cabríamos todos en una pequeña sección del Cañón del Colorado. Así que imaginaos lo gigantesco que es el espacio que hay ahí fuera para todos nosotros.

Fuente: http://www.xatakaciencia.com/tecnologia/kit-para-crear-una-civilizacion-desde-cero?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+xatakaciencia+%28Xataciencia%29

Quin Etnyre, el chico de 13 años que enseña en el mit

Comparto una nota de La Nación

El joven instructor dicta talleres en el afamado instituto para que otros niños y adultos aprendan a crear diversos tipos de dispositivos basados en la tecnología Arduino

1802503w645  

En los últimos tres años, Quin Etnyre, de 13 años, aprendió a programar aparatos electrónicos y creó su propia empresa.

Recientemente, empezó a impartir clases a estudiantes del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), uno de los centros educativos y desarrollo tecnológico más prestigiosos del mundo.

Quin da clases de Arduino , un sistema de minicomputadoras que se combinan con un software de código abierto, muy fácil de programar, ideado para que personas sin avanzados conocimientos de ingeniería puedan diseñar todo tipo de aparatos .

Uno de sus objetivos es revolucionar la educación y defiende la introducción en las escuelas de métodos que ayuden a los niños a aprender programación electrónica.

“Un don especial”

http://www.lanacion.com.ar/1640687-quin-etnyre-el-chico-de-13-anos-que-ensena-en-el-mit

Video: Un profesor de 13 años en el MIT

Sus padres, que no tienen ninguna formación en ingeniería, cuentan que desde muy pequeño Quin demostró tener un don especial. Según su madre, desde el principio se dio cuenta de que su hijo tenía habilidades para la ingeniería, porque le encantaba alinear todo tipo de cosas y hacer puzzles. Con tan sólo tres años ya resolvía problemas matemáticos.

Gracias a los módulos de Arduino, Quin ha ingeniado todo tipo de aparatos, desde un robot limpiador a una gorra llamada “gas cap”, un invento que tiene más que ver con algo que le suele interesar a un niño de su edad: los pedos.

Lo que hizo Quin es incorporar un sensor de metano en un pequeño dispositivo capaz de conectarse por vía inalámbrica a una gorra llena de luces. El dispositivo se mete en el bolsillo y cuando el que lo porta se tira un gas, los sensores de metano lo detectan y emiten una señal a la gorra que hace que las luces se enciendan. A mayor concentración de metano mayor intensidad tienen las luces.

Tecnología interactiva

1802504w645 
Quin Etnyre durante unas jornadas de la feria de hobbistas Maker Faire en Nueva York. Foto: Gentileza qtechknow.com

Hace un año Quin fundó su primera empresa, Qtechknow , dedicada a distribuir equipos de soldadura para principiantes y placas de interfaz para usuarios intermedios.

También ofrece un equipo completo para aprender a programar en la plataforma Arduino. Gracias a su pasión por esta tecnología, ahora se dedica a enseñar a otros niños, así como a adultos en clases como las del Club MIT.

En cinco años, Quin quiere cursar su carrera en el MIT para algún día convertirse en un educador y en un ingeniero electrónico..

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1640687-quin-etnyre-el-nino-de-13-anos-que-ensena-en-el-mit

Me gusta: el efecto del elogio en Internet

Comparto nota publicada en http://www.xatakaciencia.com

Me-gusta-de-Facebook-ilustracion_fullBancoImagenes

A todos nos gustan las palmaditas en la espalda. De hecho, la mayoría de nuestras acciones están encaminadas a buscar, implícita o explícitamente, el elogio, el respaldo, el reconocimiento de los demás. Porque, permitidme la licencia poética, somos más nosotros cuando nos reflejamos en los ojos de los demás, a pesar de todo lo que se diga a propósito de la individualidad o el “hago las cosas porque quiero hacerlas sin importarme lo que digan los demás”.

Esta inclinación humana incluso puede advertirse en una señal tan aparentemente insignificante como un “me gusta” en alguno de nuestros estados de Facebook.

Al menos es lo que sugiere Yochay Benkler, un experto en leyes de Harvard, y Helen Nisenbaum, filósofa de la Universidad de Nueva York, en su ensayo de 2006 Producción y virtud entre pares basadas en el bien común, cuya tesis central es que los estímulos sociales son muy importantes a la hora de que la gente aborde actividades de todo tipo.

Hasta el punto de que los comentarios elogiosos de los demás (máxime si esos elogios, además, proceden de alguien a quien el destinatario respeta), se convierten en una recompensa en sí misma, porque se basan en un sentimiento de conexión y no en una mera formalidad, considerándose así el elogio como otra recompensa extrínseca, como el dinero.

Esto lo desarrollo con un poco más de mala leche y picardía en un artículo que escribí hace tiempo, por si os interesa profundizar, titulado precisamente ¿Los escritores sólo escriben a cambio de sexo? (I) y (II).

Abunda en ello Clay Shirky en su libro Excedente cognitivo:

A partir de la observación de varios ejemplos de participación como éstos, incluyendo especialmente la creación de software a partir del intercambio de contribuciones entre iguales (un modelo llamado software de código abierto), Benkler y Nisembaum concluyen que las motivaciones sociales refuerzan las personales; nuestras nuevas redes de comunicación fomentan la afiliación y el intercambio, y ambas son cosas buenas tanto por sí mismas como por lo que generan, y también proporcionan apoyo para la autonomía y la competencia.

(…) Este círculo cerrado de retroalimentación entre motivaciones personales y sociales es aplicable a la mayoría de los usuarios del excedente cognitivo, desde Wikipedia hasta PickupPal pasando por Grobanitas por la beneficencia.

Este anhelo por la palmadita en la espalda es tan poderosa que un usuario de Internet podría sencillamente fingir o impostar su actividad para recibir parabienes. Pensaréis que esto es justamente lo que ocurre en la vida real (alguien que compra una marca pirata para fingir que es verdadera a los ojos de los demás, por ejemplo). Sin embargo, en el ámbito de Internet resulta mucho menos costoso en todos los sentidos fingir que uno hace o deshace, apoya o condena, milita, siente, comparte.

Hasta el punto de que algunos investigadores del fenómeno de Internet consideran que muchos de los movimientos sociales que propician las redes sociales en realidad tienen más de espejismo que de militancia, de impostura social en busca de palmaditas que de verdadera entrega. Sencillamente porque basta un simple click para demostrar tu adhesión a cualquier causa, algo que sólo exige unos pocos segundos de tu tiempo.

 

Fuente: http://www.xatakaciencia.com/psicologia/me-gusta-el-efecto-del-elogio-en-internet

Hacker abre su historia clínica al mundo para encontrar una cura de código abierto

A Salvatore Iaconesi, ingeniero y artista italiano, le detectaron un tumor cerebral el año pasado. Ante el diagnóstico desalentador de los médicos que le dijeron que no existía tratamiento para su enfermedad, Salvatore hackeó su historia clínica, tradujo todo el contenido a un lenguaje comprensible para el público y subió la información completa –con resultados de análisis hasta imágenes de resonancias magnéticas- a la web.

Este proyecto singular es una acción contundente no solo a favor de la autonomía de los pacientes sino también una apuesta muy fuerte por las posibilidades que ofrece la información compartida con código abierto. Iaconesi “democratizó” su historia clínica y la abrió al mundo para encontrar juntos lo que él denominó su “cura open source”.

Salvatore Iaconesi. Salud open source

Iaconesi grabó un video y armó un sitio explicando el propósito de su acción e invitando a todo el que quisiera tomar parte de su cura de código abierto:

“Tengo un cáncer cerebral. Ayer fui a buscar mis registros médicos digitales porque tengo que enseñárselos a muchos médicos. Por desgracia, se encontraban en un formato cerrado, propietario, y por lo tanto, no podía abrirlos con una computadora ni enviarlos en este formato a todas las personas que podrían salvar mi vida. Los he descifrado, los abrí y los convertí en contenidos de formato abierto, para poder compartirlos con todos. Hoy mismo compartí los datos sobre mi estado de salud con tres médicos. Dos de ellos ya respondieron, lo hicieron desde sus propias casas… un domingo.”

La declaración/invitación del hacker continúa de esta forma: “Progresivamente yo mismo publicaré todas las respuestas que reciba con uso de formatos abiertos por lo que cualquier persona con mi misma enfermedad podrá beneficiarse de las soluciones que se encuentren. Se trata de una cura. Esta es mi Cura en Open Source, una invitación abierta a participar en ella. CURA en diferentes culturas significa diferentes cosas. Hay cura para el cuerpo, para el espíritu, incluso para comunicarnos. Si quieres, toma la información sobre mi enfermedad y dame una CURA: crea un video, una obra de arte, un mapa, un texto, un poema, un juego o trata de encontrar una solución para mi problema de salud.”

Continuar leyendo: http://www.educ.ar/recursos/ver?rec_id=116518