Jugar al Tetris durante tres minutos reduce los antojos de comida y alcohol

Comparto una nota publicada en http://www.xatakaciencia.com

Algunas personas calman su ansiedad o segregan adrenalina poniendo su vida en peligro, como los que se lanzaron con traje aerodinámico para filmar el Cristo de Corcovado. Pero la mayoría de nosotros somos de sofá, y si hacemos algo espectacular es a través de un videojuego. Aunque sea al Tetris. Porque una singular investigación realizada por el estudiante de doctorado Jessica Skorka-Brown, junto a profesores Jackie Andrade y Jon May, de la Universidad de Plymouth, sugiere que la estimulación visual proporcionada por el videojuego Tetris puede reducir los antojos de alimentos, cigarrillos y alcohol. La investigación se publica en la revista científica Appetite.

Tetris, pues, obra en parte como un coach o la vocecita de nuestra conciencia a fin de proporcionarnos un añadido de fuerza de voluntad. Aunque lo que de verdad ocurre es que Tetris nos distrae y consigue que sintamos que tomamos el control de nosotros mismos.

En el estudio, se les pidió a los participantes (119) que detallaran sus antojos, así como una valoración de la ansiedad respecto al mismo. A continuación, un grupo luego jugó Tetris. Un segundo grupo se sentó frente a una pantalla y se dijo que se estaba tratando descargar el videojuego, pero finalmente no jugaron.

Después de sólo tres minutos, se les pidió los participantes que calificaran de nuevo sus antojos. Los que jugaron a Tetris experimentaron antojos 24% más débiles que los que no lo hicieron. Jackie Andrade lo explica así:

Sentir control es una parte importante de mantenerse motivado, y jugando Tetris se puede potencialmente ayudar a la persona a conservar el control cuando la ansiedad hace acto de presencia.

Además, los investigadores apuntan que al ganar o pasar de nivel, el cerebro nos recompensa como si hubiésemos ingerido algún alimento. Estos hallazgos podrían ofrecer una solución fácil y rápida para las personas que están intentando seguir una dieta para perder peso o bien que están tratando de dejar de fumar o de beber.

Fuente: http://www.xatakaciencia.com/psicologia/jugar-al-tetris-durante-tres-minutos-reduce-los-antojos-de-comida-y-alcohol?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+xatakaciencia+%28Xataciencia%29

¿El gluten engorda?

Comparto una nota que salió en http://www.menshealthlatam.com

14287963-set-of-grunge-rubber-stamps-with-the-text-gluten-free-written-inside-vector-illustration

Evitarlo se ha vuelto un gran negocio. La venta de productos libres de gluten creció 30 por ciento anual del 2006 al 2010, de acuerdo con la investigadora de mercado Packaged Facts. Los estantes del supermercado están llenos de esta variante en panes, sopas y harinas para pastel. Según la empresa de investigación Mintel, 10 por ciento de los nuevos productos lanzados en el 2010 sacaron una presentación libre de gluten.

Drew Brees, quarterback de la NFL, ganó un Super Bowl mientras hacía una dieta sin gluten. Tom Danielson, ciclista del equipo Garmin-Transitions y con algunos récords en su haber, dice que su entrenamiento y competitividad han mejorado desde que dejó de consumir gluten desde hace un año.

Estos granos enteros tan comunes, ¿habrán servido todos estos años como insidiosos “dobles agentes” alimenticios? ¿O son acaso componentes esenciales de una dieta saludable? Separemos el trigo de la paja.

¿Cómo afecta al cuerpo?

El gluten es una proteína encontrada en el trigo, la cebada y el centeno, así como en muchos complementos alimenticios. Es lo que da elasticidad a la masa y textura a los productos horneados. Pero, para quienes padecen de la enfermedad celíaca (un trastorno del sistema inmunológico), consumir productos con él les ocasiona daño al intestino delgado, mala absorción de nutrientes, diarrea, dolor abdominal, hinchazón, anemia y fatiga. No hay cura para este trastorno ni medicamentos para tratarla, solo puedes controlar la situación, apegándote a una dieta libre de gluten por el resto de tu vida.

Aunque no sufras este padecimiento, el gluten también puede ser malo para ti, dice la dietista Lara Field, de la Universidad de Chicago. Cada vez más personas se consideran “sensibles” al gluten. “Estas personas pueden ser intolerantes a los alimentos con gluten o experimentar muchos síntomas de tipo celíaco después de consumirlos”, dice Field. Algunos pueden tener una forma de alergia al trigo. Si crees que puedes presentar síntomas de intolerancia al gluten, programa con tu médico una prueba de sangre para estar seguro.

¿Debo evitar el gluten aunque no tenga problemas con él?

El gluten también es rechazado por otro grupo: simplemente en quienes piensan que te hace ganar peso y que dicen sentirse con más energía cuando no lo consumen. Argumentan que los humanos no evolucionamos la habilidad para digerir ciertos granos domesticados que contienen gluten y que evitarlo nos lleva a tener más energía, una mejor absorción de nutrientes y a la pérdida del exceso de peso. El doctor Allen Lim, fisiólogo del ejercicio para Garmin-Transitions, cree que haber liberado a su equipo del gluten los ha hecho desempeñarse a un nivel más elevado.

Pero esto es evidencia anecdótica; la investigación de vanguardia aún no comprueba la denuncia de quienes afirman que el gluten es malo para todo el mundo. “No hay evidencia científica contundente que sustente la afirmación que evitar el gluten trae beneficios para la población en general”, dice Tricia Thompson, autora de The Gluten-Free Nutrition Guide. Aun así, dejar el gluten puede llevarte a perder peso, pero no por lo que sus detractores piensan. Una estricta dieta sin gluten te obliga a alejarte de ciertos carbohidratos refinados que pueden llevarte a ganar kilos, explica Field. Y ahí, dice, es donde radica el secreto.

El gluten se encuentra en muchos de los más comunes culpables del sobrepeso: pizza, cerveza, hamburguesas, panecillos. “Por sí mismo, quizá el gluten no es la razón de tus kilos extra”, dice Field. “Comer muchos carbohidratos refinados durante el día es lo que expande la cintura”.

Evitar el gluten también implica tu disposición a adoptar otros granos enteros y harinas sin gluten como alforfón (trigo sarraceno), quínoa, mijo, teff, sorgo y arroz salvaje (que no tiene relación con el arroz blanco). Estas opciones no son necesariamente más saludables, pero consumir un rango más amplio de granos le da incluso una mayor variedad nutricional a tu dieta.

Sigue leyendo