Cómo enseñar a leer a mi hijo / hija

Comparto una nota de Educación – UnComo.com

Cómo enseñar a leer a mi hijo / hija

Cómo enseñar a leer a mi hijo / hija

El reconocimiento de las palabras es una faceta muy importante de la lectura y gracias a este acceso a la lectura, damos a nuestros hijos una autonomía personal muy grande. Desde casa podemos enseñar a leer a nuestro hijo/a y disfrutar de la experiencia de descubrir el mundo de la lectura; la recomendación general es empezar cuando el niño tenga alrededor de dos años. Y la regla principal para que esta actividad funcione y sea útil es la paciencia. Desde unComo, te mostramos algunos trucos básicos sobre cómo enseñar a leer a tu hijo.

Instrucciones

En primer lugar, se recomienda utilizar libros con muchas ilustraciones, que se deberán ir explicando. El siguiente paso será el uso de libros con dibujos y letras unidas formando sílabas y finalmente libros con dibujos y con una o dos palabras.

Sobre todo deberemos buscar cuentos y libros que motiven al niño/a y le entusiasmen. La actitud del pequeño será primordial y, ante todo, debemos conseguir que tenga ganas de aprender a leer.

Asimismo, se pueden usar tarjetas y un rotulador grueso para escribir los nombres de los objetos de la casa y etiquetarlos: silla, mesa, cama, lavabo, etc. Así el niño se familiarizará con las palabras.

Los niños imitan a sus padres: si ven que sus padres leen, ellos también querrán hacerlo. Esta será una de las principales premisas para fomentar la lectura infantil, deberás predicar con el ejemplo.

También es muy útil leer diariamente cuentos a los niños, primero el padre o madre y después pedirle al niño que lo cuente él. Aunque no sepa leer lo interpretará a su manera.

Cuando ya empiece a saber leer, será bueno decir al niño lo que aparece escrito en cualquier elemento de su entorno: panel publicitario, revista, caja de cereales, etc. Así se fomenta su curiosidad y llegará el día en que diga: ¿Qué pone aquí?.

Si deseas leer más artículos parecidos a cómo enseñar a leer a mi hijo / hija, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Educación desde casa.

Necesitas

  • Libros
  • Cuentos

Consejos

  • Si leemos a nuestros hijos, conseguiremos que estos muestren interés en la lectura.
  • El interés y la motivación son una parte muy importante en la adquisición de cualquier habilidad.

Sigue leyendo: http://educacion.uncomo.com/articulo/como-ensenar-a-leer-a-mi-hijo-hija-708.html#ixzz2p0iAwoC5

Anuncios

¿Por qué no puedes evitar creerte todo lo que lees?

Comparto una nota del blog http://elhombrequenopodiaamar.com

El otro día estaba sentado con un par de amigos en una soleada terraza barcelonesa. Mientras uno me informaba entusiasmado que ya se había descubierto la vacuna contra el sida, el otro me ilustraba explicándome que en la China hay actualmente un furor total sobre todo lo que tenga que ver con la arquitectura española.

¿Y cómo sabéis que eso es cierto?– pregunté. –Lo dijeron en el telediario– respondió el primero. –Lo leí en el periódico– apuntó el segundo.

Sabíamos que tanto los medios de comunicación como los libros que leemos controlan nuestras conversaciones. Pero ahora sabemos que también nuestras opiniones. Quizás te resulte sorprendente descubrir hasta que punto una persona puede dar credibilidad a lo que lee, oye o ve.

La información, de entrada, te convence

El experimento

En el año 1993 el Dr. Gilbert realizó un estudio que pretendía determinar cuál era nuestra actitud cuando recibimos una información (en este caso escrita). Planteó dos posibles vías:

  • Por defecto, nos creemos lo que leemos. Y sólo empezamos a dudar de ello cuando encontramos alguna evidencia de que podemos estar equivocados.
  • O, por el contrario, después de leer una información,  la sometemos a juicio inmediatamente y si nos parece correcto entonces nos lo creemos.

La segunda opción parece la más sensata, ¿verdad?

En el experimento se les dio a los participantes un papel con un texto describiendo un atraco. Lo importante es que algunas descripciones estaban en rojo y otras en verde. A los participantes se les explicó que la información real aparecía en verde, y la falsa, en rojo. Y que luego deberían dictar qué condena impondrían al atracador.

Sin embargo, a la mitad de los participantes se les distrajo mientras leían el texto. Si realmente por defecto nos creemos lo que leemos y luego lo sometemos a juicio (la primera hipótesis), el hecho de distraer a estos participantes mientras leían debería interferir en su proceso de juicio. Primero se creerían la frase, fuera verde o roja, y al distraerles, este proceso de juicio (en forma de color rojo que actuaba como evidencia para dejar de crer en la información) debería verse impedido y por lo tanto, darían la misma veracidad a todas las frases independientemente del color que fueran.

En contraposición, el grupo de los participantes que no fueron distraídos deberían ser capaces de ignorar las descripciones falsas (en rojo) al dejar de darles credibilidad.

¿Los resultados?

Efectivamente los participantes que fueron distraídos ignoraron el color de las frases y sentenciaron condenas como si todo el texto fuera cierto. Es decir, se creyeron las frases rojas aún habiendo sido informados de que eran falsas.

Sin tiempo para reflexionar, la gente simplemente se cree lo que lee.

Conclusiones

Parece ser que creer no es un proceso de dos etapas que primero implica comprender y después creer. Comprender es creer. Una fracción de segundo después de leer algo, nos lo creemos automáticamente hasta que encontremos alguna evidencia que nos haga recapacitar nuestra decisión.

Tiene sentido incluso desde un punto de vista evolutivo. Si hubiéramos tenido que ir chequeando constantemente nuestras creencias, seguramente nunca habríamos terminado haciendo nada.

Esta conclusión también explica lo siguiente:

  1. Porqué mucha gente suele asumir que los demás dicen la verdad, incluso cuando mienten.
  2. Porqué es más fácil que te persuadan cuando estás distraído con algo.
  3. Porqué las primeras impresiones son tan importantes.

Cuando conocemos a alguien solemos dar por cierta la imagen que proyecta de entrada. Es el poder de la primera impresión. En realidad a eso se le llama el sesgo de correspondencia: si conocemos a una persona cuando está llorando, daremos por sentado que es muy emocional ya que esta es la conclusión más directa que podemos sacar. A pesar de que esa persona pueda estar llorando por un tremendo disgusto que acaba de sufrir y en realidad sea el tipo más frío del mundo.

Así que ándate con cuidado con lo que lees… ¡incluso si se trata de este blog!

Fuente: http://elhombrequenopodiaamar.com/2013/06/25/por-que-no-puedes-evitar-creerte-todo-lo-que-lees/

¿Que ventajas tiene aprender pronto a leer?

Comparto una nota de http://www.xatakaciencia.com

 

consejos-para-aprender-a-leer

Según una investigación de la Universidad de Edimburgo recién publicada en la revista Psychological Science, tanto las habilidades en la lectura como las habilidades matemáticas que muestra una persona al cumplir siete años de edad contribuyen a predecir cuál será su estatus socieconómico cuando alcance la vida adulta. Quienes presentan mayores competencias en los dos ámbitos son los que obtenían mayores ingresos económicos a la edad de 42.

Esta correlación se ha establecido a través de la amplia base de datos del estudio National Child Development del Reino Unido, que llevó a cabo un seguimiento durante 50 años a 17.000 personas nacidas en 1958.

Según Stuart Ritchie, coautor del estudio, aún es necesario realizar más análisis para separar los efectos de la genética y los efectos del ambiente en estos resultados:

Hemos demostrado que las habilidades básicas adquiridas en la infancia no son solo una cuestión curricular: influyen en cómo te va en la vida a largo plazo. (…) El estudio que estamos adelantando ahora, que es con gemelos, nos permitirá separar los factores genéticos de los ambientales.

Otras ventajas de leer

Los cerebros lectores entienden de otra manera el lenguaje, procesan de manera diferente las señales visuales; incluso razonan y forman los recuerdos de otra manera, tal y como señala la psicóloga mexicana Feggy Ostrosky-Solís.

Pero ¿qué pasa exactamente, en tiempo real, en el cerebro de una persona que lee y entiende lo que lee, a diferencia de una persona que simplemente mira las imágenes en una pantalla o escucha las palabras de un cuentista? En 2009, la revista Psychological Science publicó un estudio al respecto, llevado a cabo en el Laboratorio de Cognición Dinámica de la Universidad de Washington, cuya principal investigadora fue Nicole Speer.

Los lectores simulan mentalmente cada nueva situación que se encuentran en una narración. Los detalles de las acciones y sensaciones registrados en el texto se integran en el conocimiento personal de las experiencias pasadas. Las regiones del cerebro que se activan a menudo son similares a las que se activan cuando la gente realiza, imagina u observa actividades similares en el mundo real.Lo que también sugiere una investigación es que el cerebro se entrena de un modo diferente si leemos clásicos o leemos contemporáneos (o dicho de otro modo, si leemos textos de palabras complejas, extrañas, rebuscadas o cuya definición ignoramos).

Es al menos lo que sugiere un experimento que consistió en monitorizar la actividad cerebral de un grupo de voluntarios mientras leían una serie de libros, que ha sido llevado a cabo por un equipo de científicos, psicólogos y académicos de la lengua de la Universidad de Liverpool. Los clásicos que se leyeron pertenecían a las plumas insignes de Shakespeare, William Wordsworth y T.S. Eliot, entre otros.

Al parecer, el escaneo cerebral no dejó lugar a dudas: los clásicos consiguieron disparar la actividad cerebral porque suponían un reto mayor. Al adaptarse las obras a un lenguaje más moderno y el efecto cognitivo suplementario se diluyó. El estudio también apunta que la poesía incrementa la actividad en el hemisferio derecho del cerebro.

 

Fuente: http://www.xatakaciencia.com/psicologia/que-ventajas-tiene-aprender-pronto-a-leer

Open Book, un rincón de lectura compacto

Open Book, un rincón de lectura compacto

Comparto una nota del Blog: http://www.decoesfera.com  Open Book es un rincón de lectura compacto en el que podemos sentarnos a leer cómodamente y almacenar nuestros libros y revistas al mismo tiempo. Open Book surgió de la necesidad, pues fue diseñado … Sigue leyendo

Tu voto: